miércoles, 14 de octubre de 2009

Algo que jamás debes apostar

Típico: te apuesto a que no te animas a... y ahí va uno a hacer lo que le apostaron porque no quiere perder, no la apuesta, sino el orgullo. ¡Estúpida psicología inversa!

Es por eso que les digo: El orgullo no se apuesta, y si no me creen, pasen al colectivo y compruebenlo ustedes mismos ;)

¡Qué rápido pasó la semana!

Pd. ¡Feliz Cumpleaños, Fher! (: