miércoles, 28 de octubre de 2009

Se busca

De objetos perdidos tengo muy poco que decir -porque ni recuerdo cómo fue que se "perdieron"-, aunque si hiciera memoria tendría mucho qué contarles. He perdido infinidad de cosas, desde baratos y mordidos lápices hasta una cámara fotográfica, que en realidad sigo creyendo que eso fue un vil robo pero bueno, a quién le importa.

Como ya hablaron de secuestros, yo les hablaré de algo que perdí por voluntad propia, y que estoy segurísima que jamás recuperaré: mi virginidad.


Si usted, amable lector, gusta continuar con la lectura, puede dar click aquí.



Pero si usted gusta de actividades culturales y sobre todo ama -o está a punto de amar- las tradiciones mexicanas, dé click aquí, o váyase un post más abajo en éste mismo bló y anotese en nuestro concurso tan rápido como sus dedos se lo permitan ;)