viernes, 31 de julio de 2009

Sobre el síndrome de idealización y otros rollos existenciales

Siempre he creído (muy acertadamente) que suelo idealizar a las personas en demasía, pero vamos, que todos lo hemos hecho alguna vez en nuestras vidas, si no es que muchas veces; hace un par de noches tuve una platica noctámbula con mi mejor amiga, de esas platicas en donde se habla mucho y no se llega a nada, le pregunté (azotándome con un látigo la espalda) que si por qué soy tan tonta, tonta, tonta, tonta y siempre termino idealizando a las personas equivocadas, en especial a los hombres. Me dijo que ciertamente soy una tonta, pero que no me preocupe, que aún estoy en el rango de estupidez considerable, de esa que no sobrepasa los límites y que toda buena mujer posee, o al menos a ella también le sucede. ¡Oh, qué alivio!

Después de haber hablado con ella, concluí que el hecho de idealizar a alguien -llámese pareja, amigos, etecé- es algo así como celar: no le hace daño a nadie, pero en cantidades obsenas puede llegar a ser peligroso, y cuando digo peligroso, me refiero a que nuestra salud mental y emocional pueden sufrir un severo desequilibrio y entonces sí, ya valimos.

Generalmente cuando nuestro cerebro produce dosis de oxitocina en excesos, o sea, cuando nos enamoramos, solemos ver a nuestra pareja como a alguien fuera de serie, sabemos que tiene defectos como todo mundo, pero no se los vemos y por el contrario creemos que tiene un millar de virtudes a flor de piel. Con esto solo pasamos a formar parte de las estadísticas y confirmamos que el amor nos ciega por completo.

Lo malo viene después, cuando nos damos cuenta de la realidad: nuestra pareja es un ser humano. No vuela, no traspasa paredes y tampoco tiene visión de rayos X. Hay veces que idealizamos tanto a las personas, que cuando nos cae encima la realidad, el proceso de desenamoramiento es muy difícil de asimilar, y podemos caer incluso en un sentimiento de indiferencia para con "esa persona"...

Que si a dónde quiero llegar con ésto? a ninguna parte en realidad, pero como desde hace varias noches no había tenido nada bueno que escribir, decidí que quizás éste sería un buen tema. Como experiencia propia puedo hablarles de un caso:

Sujeto experimental uno: 25 años, material dañado -en ese entonces su detalle tenía 3 años-, de "buena familia". Idealizándolo, llegué a amar a su hija, la niña que era -es- bien sangroncita, me parecía la niña más bonita de todas, la más simpática. Él, era perfecto: su trabajo, su manera de vestir -que ha sido por mucho mi predilecta-, la loción que usa, su manera de verme, de abrazarme y besarme, me gustaba escucharlo tocar la guitarra y cantar, era tan hipnotizante como el efecto que ocasiona el canto de las sirenas, algo así.. Físicamente no tenía mucho que criticarle: estatura media, tez morena clara, labios besables, barba de candado, cabello chino y muy corto, nariz pequeña y ojos rasgados. Brazos fuertes y qué decir de lo demás! Pasó un año, y después de muchas discusiones empecé a notarlo diferente: su barba empezó a rasparme, su cabello ya no me parecía tan chino y sus labios dejaron de parecerme sexys. Sus besos ya no me sabían igual, con sus abrazos ya no me sentía tan agusto, sus canciones empezaron a parecerme solo berridos, su loción me causaba nauseas y sobre todo, su hija me pareció la chamaquita más enfadosa, berrinchuda y fastidiosa sobre la faz de la tierra. Y hasta la fecha sigue siendo la niña más insoportable que conozco.

Ahora el sujeto experimental uno y yo no somos ni amigos, y aunque se supone que terminamos "bien", nos hemos distanciado por cuestiones de tiempo y de nuestras tan diferentes obligaciones y ocupaciones. Y pensar que algún día llegué a pensar que él, siendo tan diferente a mi, era el amor de mi vida. Qué estupidez!

A veces me pongo a analizar mis relaciones, y siempre termino enojada conmigo por la simple y sencilla razón de que con todos he cometido el mismo error: idealizar. De alguna u otra manera, termino mirándolos con otros ojos, que no son precisamente los mejores: mis ojitos de novia enamorada. Pff!!

Me imagino yo que es como cuando conoces a alguien por internet. Platicas con esa persona, su platica te parece agradable, él/ella te parece agradable; después de quien sabe cuantas horas consecutivas de platica, ya lo/la quieres, ya sientes algo y hasta juras haber escuchado campanas y un click. Qué hicimos? Idealizamos. Nos olvidamos que esa persona tiene un rostro, un cuerpo, una voz y cuando se conocen: Oh desilusión! y a quien diga que es mentira, que eso no importa, le va a salir el coco por lengua larga y blasfemo; incluso ya había hecho un post sobre eso, para enterarse del mitote clickeen aquí; si estando frente a frente es difícil no involucrar sentimientos con la persona no adecuada, ahora imagino yo que estando detrás de una pantalla todo pudiera resultar más difícil... Bueno, éste ejemplo fue muy estúpido, pero admitan e es algo similar y que todos alguna vez se han enamorado de alguien a quien conocieron por internet :P

Y... bueno, mejor le paro porque a final de cuentas sigo en donde mismo, con las mismas dudas y el mismo síndrome de idealización pero con la seguridad de que algún día me dolerá de verdad, y ése día aprenderé a ver los defectos de los demás sin maquillaje.

jueves, 30 de julio de 2009

Hoy, en intercambio de ideas: OAB

Estoy un poco nervioso, ansioso. Esto de participar en Blog Swingers© me emociona (aunque nadie me haya compartido el banner del festival, espero que Iguanito lea esto), el hecho de compartir pensamientos, anécdotas y posiciones ante la vida con otras personas resulta enriquecedor, espero no desentonar. Y como lo mejor es meterse al agua de sopetón, pues hay les va mi primer colaboración. La suerte dictó que “swingueara” con LB, la deseperación hizo que no fuera así, pero me enviaron a swinguear con Señorita Morfina y le agradezco permitirme entrar a su espacio para publicar. Gracias Señorita Morfina.


Mi cepillo


“Friends will be friends, right ‘till the end”
Freddie Mercury

En la vida necesitamos referentes, puntos de apoyo. Muchos los obtienen de las personas con las que conviven, otros los obtienen de sus familias, otros de sus recuerdos, yo prefiero obtenerlos de mi cepillo.

Si, leyó usted bien, mi cepillo, aquel que paso todas las mañanas entre mi cabellera para ordenarla. Pero es que mi cepillo no es un cepillo normal, no señor, …bueno, si es un cepillo normal, lo que no es normal es la forma en que llego a mi. Les cuento:

Esto ocurrió allá por el año 1994, Gabriel, Daniel y yo decidimos que ya estábamos hartos de embriagarnos cada fin de semana en la casa de cualquiera de los tres y no teníamos suficiente dinero para irnos a embriagar a algún congal, antro o cantina. Teníamos varias opciones, la primera era dejar de beber, pero rápidamente fue desechada porque en verdad nos gustaba tomar la guitarra, cantar y beber cualquier bebida espirituosa; la segunda era explorar el mundo y cambiar el escenario de nuestras tertulias, elegimos ir a hacer un “Tenayo 105” (expresión utilizada por nosotros para referirnos a tertulia-borrachero o noche cómico-mágico-musical) a Michoacán, específicamente a las cabañas de Angaguan (espero haberlo escrito bien). El marco era inigualable, cabañas rústicas con chimenea, un firmamento estrellado como nunca lo hubiera permitido nuestro cielo chilango, la expectativa de ver el amanecer entre el bosque y mucho… mucho alcohol.

La logística del viaje nos dictaba que deberíamos pasar por Morelia a abastecernos de todo lo que reconsideráramos pertinente para poder subsistir durante tres días sin resurtirnos, bueno, hasta cristalería compramos. Llegamos a nuestro destino alrededor de las 4 de la tarde y nos recibieron con un puchero de res típico de la región (cabe aclarar que un tío mío era ampliamente conocido y querido por la región por lo que los habitantes nos brindaron un trato excepcional), nos condujeron a nuestra cabaña, desempacamos, nos indicaron que al siguiente día pasarían a las 9 para ir al volcán Paricutin y finalmente, ya a solas iniciamos la tertulia; cantamos boleros, rancheras, recitamos poemas, lloramos por amores pasados y por amores peregrinos y mientras todo esto pasaba nos embriagamos. Y nos embriagamos a tal grado que Daniel se nos perdió en la noche en el bosque (aún no entiendo que hacia fuera de la cabaña) y a nosotros no nos importo y nos dormimos, en algún momento de la madrugada Daniel volvió y se metió a dormir.

A las nueve de la mañana, escuchamos que tocaban nuestra puerta, era el guía que pasaba por nosotros para llevarnos al volcán. Gabriel y yo nos despertamos crudos y Daniel no se querían parar. Lo obligamos echándole agua fría en la cara, finalmente despertó y cuando se estaba vistiendo se desmayó y de inmediato empezó a convulsionarse, pensamos que estaba bromeando, pero cuando vimos que azotaba su cabeza con el suelo de tierra de la cabaña, me apresure a poner una almohada entre su cabeza y el suelo, entre los dos lo volteamos de lado, porque pensamos que tenia una congestión alcohólica y que iba a vomitar, pero en lugar de ello dejo de respirar y comenzó a mover su mandíbula en una forma que yo nunca había visto, recordé que lo que había que hacer en esos casos era meter algo en su boca que no se pudiera tragar pero que no permitiera que mordiera su lengua y lo único que tenia a la mano era el cepillo de Daniel, se lo metí a la boca y lo único que recuerdo es que dejo de convulsionarse y que se quedo dormido…

Mi amigo y yo lo subimos al coche y junto con el guía nos dirigimos al centro de salud de la comunidad donde lo atendieron y diagnosticaron una cruda…más tarde el nos dijo que tenía ataques epilépticos y que había olvidado tomar su medicamento.

Todo paso, ese día reposamos en la cabaña un rato y después fuimos a unas cascadas muy bonitas (Chorros del Varal) por la noche solo cantamos y observamos el cielo y al otro día regresamos.

Paso el tiempo y como tres meses después apareció el cepillo de Daniel en mi coche, como llego a ese lugar el cepillo, creo que nunca lo sabré. Lo que si se es que intente devolvérselo a Daniel y me dijo que me lo regalaba…que era un buen recuerdo de aquel viaje.

Ahora, cada vez que me peino se que tengo un par de amigos que cada vez que se peinan, recuerdan las aventuras que juntos vivimos.

OAB

PD. Ojala nunca suframos calvicie.

martes, 28 de julio de 2009

Blog Swinger: Un intercambio de ideas

Navegando por la red me encontré con que algunos bloggers estaban organizando un festival swinger. Cuando leí el nombre pensé: -bola de pervertidos! pero como mi morbo es mas grande que mi pudor, salté de blog en blog con la finalidad de enterarme más a fondo de qué se trataba, fue cuando descubrí que Iguanito junto con Abril (los organizadores, según mis inteligentes deducciones) lo que querían en realidad era hacer un intercambio, sí... pero de ideas.

Está de más decir que la idea me latió un buen, y que rápidamente levanté la mano y dije: yo, yo, yo.. yo también quiero! Para mi mala suerte, la convocatoria ya se había cerrado y ya se había hecho un rol de los participantes, pero aún así Iguanito consideró la posibilidad de que participará y me reunió con otros bloggers, que al igual que yo, habían decidido participar después de haberse cerrado la convocatoria.

Ya tengo a quien darle -mi post-, y quien me dé -también su post-. Así que el Jueves -fecha que yo propuse pero quién sabe si la tomarán- estarán leyendo alguno de mis garabatos en el blog de Barneypx, mientras aquí podrán leer a OAB, así es señoras y señores, jóvenes y señoritas, por primera vez podrán leer algo decente en éste blog.

Y esa es la historia de cómo fue que logré la paz mundial entre perros y gatos.

Soy swinger! Soy swinger!
mi estampita lo avala :P

domingo, 26 de julio de 2009

Push Up

Entramos a una tienda en donde venden lencería, yo iba buscando un bra para usar con una blusa strapple, o sea que buscaba uno sin tirantes. Encontré varios, pero en esa tienda vendían las tallas a los extremos: eran copa A casi corpiño o eran copa D.

Le pregunte a la chava que estaba atendiendo si no tendría algo como para mi, me volteo a ver el busto, busca entre unos que tenía detrás del mostrador y me dice:

- Tengo éste...
- Ajá... pero éste es copa C y yo soy copa B, entonces mis nenas van a andar muy sueltas e incómodas.
- Ah, pero mira: tiene push up...

Trate de no ponerle mi peor cara, tomé el bra, lo observé un rato y le dije:

- No, no me gusta...
- Pero... tiene push up.
- Y eso es precisamente lo que no me late, dame otra opción.
- Mmmmm pero, ¿por qué no te gusta con push up?

Para que dejara de cuestionarme y desistiera de venderme ese bra, le dije a modo de broma:

- Porque no, no me gusta engañar a los pobres hombres... imaginate que estando en pleno faje solo agarre esponja y más esponja y que a la mera hora chan chan chan chaaan♪

Se empezó a reír y me dijo:

- No te preocupes, para ellos ya no es novedad: conocen todos nuestros trucos. Saben que ninguna chava va a tener senos grandes, levantados y bien ajustados sin la necesidad de siliconas... o de un bra con push up. Yo los uso y no he tenido ninguna queja.

- ¡Falsa!, pensé. Pero tenía que admitir que me la reviró, así que no tuve mas opción que darle las gracias y salir de la tienda, obvio sin un bra copa C con push up.

viernes, 24 de julio de 2009

Un cuento de princesas

Ésta es la historia de una princesa que una fría mañana de Noviembre se encontró un sapo a la orilla del río, el sapo le pareció realmente asqueroso, pero como buena princesa salida de un cuento de hadas lleno de magia, lo besó creyendo que al instante ese sapo tan peculiar se convertiría en un guapísimo príncipe y entonces la llevaría a vivir a su castillo encantado.

El sapo dejó de ser sapo, pero no se convirtió precisamente en un galante príncipe, mas bien se convirtió en un sapo subdesarrollado. Aún así la princesa se enamoró, porque cuenta la leyenda que aquélla princesa que ose besar un sapo, se atendría a quedarse con lo que le diera la buena -o mala- suerte. Lo aceptó, lo cuidó y lo ayudó a aceptar su nueva vida de sapo gigante. Ella siempre estuvo con él a pesar de que no tenía un castillo encantado, y ni hablar de no ser el sucesor a algún trono. El sapo por el contrario, empezó a sentirse un príncipe guapo y coqueteaba con princesas de otros reinos. Su autoestima aumentó súbitamente de cero a cien y la princesa pasó a ser "una mas". Cada día era mas grosero con ella, desatento, patán. La princesa lloraba durante las noches pensando en lo triste que era su vida desde que había besado a ese sapo que aparte de horrible, no era para nada caballeroso.

Una tarde la princesa salió a caminar por el reino, se alejó un poco y llegó nuevamente al rió, ahí encontró un sapo bien simpático, amigo de su príncipe-sapo, le preguntó por él y ella se soltó llorando, el sapo simpático cuestionó sus lágrimas y entonces la princesa le platicó todo lo que pasaba...

- Pero princesa, mírese nada mas, es usted hermosa... no necesita de nada mas para tener contento a un sapo. Yo sería feliz si el elegido por usted hubiera sido yo...

La princesa se quedó atónita, y entre la confusión de la razón y el corazón, ella besó al amigo de su príncipe sapo. Cuando lo besó, tampoco se convirtió en príncipe, pero ya no parecía sapo: era mucho mas alto, menos gordo y mas gracioso y amable que su príncipe sapo: -y ahora cómo me deshago de mi pimer sapo?-, lo pensó mucho y al día siguiente se levantó muy temprano para decirle lo que ocurría, sin mentiras...

- Veras príncipe, no eres lo que yo esperaba; lo que esperaba ya lo tengo y no eres tú, espero que lo entiendas...

El príncipe sapo se fue del castillo de la princesa muy triste, pues cuentan en las aldeas aledañas al castillo que el príncipe sapo ya había empezado a cambiar porque se enamoró, tarde pero lo estaba haciendo. Mientras tanto, la princesa y su nuevo príncipe eran felices, a pesar de que no podían pasearse libremente por el reino porque de antemano ya sabían que ese 'sapo' le correspondía a otra princesa... Una noche muy fría, la princesa sintió que algo no estaba bien, su conciencia ya la culpaba de muchas cosas, y entonces decidió que ya era hora de que su nuevo príncipe se fuera con su princesa y la dejara a ella. Él se fue, y ella se quedó sin su príncipe sapo y sin su príncipe simpático. Con las manos y el corazón completamente vacíos.

Pasaron muchos meses antes de que la princesa y el príncipe sapo se volvieran a encontrar por azares del destino, era como si hubieran pasado cien años. Les dio tanto gusto reencontrarse que salieron esa noche a festejar. Durante la cita cantaron, brindaron y esa noche llovió, y bajo la lluvia el príncipe sapo le pidió a la princesa una oportunidad. ¡Fue tan romántico!

Así vivieron largo tiempo, con sus momentos buenos y también con sus momentos bastante malos, hasta que un día el príncipe se fue. Dicen algunos que conoció una princesa mas bonita, otros dicen que simplemente dejo de sentir y otros... bueno, a la princesa no le interesa conocer otras versiones.

¿Que si por qué escribo esto? No lo sé, pero creo que los cuentos de princesas son lindos, aunque lo mejor es saber reconocer cuando es el momento de pasar a la siguiente página...

miércoles, 22 de julio de 2009

Un post que no merece ser post

Cuando alguien te dice:

"No sé por qué lo hice, pero si sé que yo también me involucré: coloqué una bomba dentro de una casa y la detoné estando yo adentro. Te lastimé a ti, pero también yo salí lastimado"

Tienes que aceptar que ya nada tiene solución, por mas que tú o que él se esfuercen, ya nada va a cambiar. Cuántas heridas necesitas para darte cuenta de que él no es para ti?

viernes, 17 de julio de 2009

Sobre el karma y la ironía

Ya volví. Sí, así de rápido se me pasa el berrinche y la indignación a mi...

Cantan los grillos y suenan los violines

Ok ya, en realidad regresé por dos razones (o más, pero ahorita no las recuerdo). Resulta que mi día no pinta para nada que va a estar chido. No, mas bien parece uno de esos días que te quieren joder la existencia, de esos días en los que sólo tú traes una nubecita grisácea en la coronilla. Ah, pues así ando hoy.

Mi semana no estuvo para nada bien, empezando por el estúpido Lunes (y yo tanto que amaba los Lunes. Snif!), pero como voy a seguir amando un día que me trató de la patada? Es mas, ahora odio TODA la semana. Sí, oficialmente declaro la decimonovena semana del dos mil nueve, la peor del año, y reinará en mis pensamientos hasta que otra pinche semana mas jodida le quite la corona, que creánme, es muy factible de que eso me pase. Y pronto.

Aquí es cuando hablo del Karma... según wiki-losétodoyquenadiedigalocontrario, estamos hablando de:

"una energía metafísica (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas... / ...Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto."


o lo que es lo mismo: al que hace mal, se le pudre el tamal (jajajajaja); Tomé mis cachivaches y viaje a través de mis recuerdos en búsqueda de malas acciones (realizadas por mi, obvio) en las ultimas dos semanas, y qué creen? Descubrí que yo siempre me porto bien. No encontré nada, así de plano nada, bueno, si acaso discutí con mi mamá pero a uno no le va mal una semana completa nada mas por discutir con su mamá. Porque si así fuera, estaríamos todos bien jodidos...

En resumen, el universo tiene que equilibrarse éste finde. Cómo? no lo sé, pero ni pienso, ni quiero volver a pasar por lo mismo. De verdad fue algo traumatizante para mi ésta semana. Y si no me creen, nomas lean qué pasó (sí, ya sé que tiendo a exagerar a veces las cosas y lo que me pasó no pudo ser tan malo... pero yo quería nenear hoy):

Lunes.- Olvidé las llaves de la oficina en mi casa, si tomamos en cuenta que vivo a una hora de distancia y que me dí cuenta que no traía las llaves cuando iba llegando, entonces mis queridos lectores, estarán de acuerdo que empecé muy mal la semana.

Martes.- Regalé seiscientos pesos. No me pregunten por qué, ni cómo, ni a quién por que no sé. No se me "cayeron", los regale vil y descaradamente y... arrggh!!, mejor ya no digo nada porque sólo de acordarme me da mucho, mucho, mucho coraje. La culpa de todo la tiene mi tierno y noble corazoncito. Estúpido corazón!

Miércoles.- No pasó nada, es mas, podría decir que ése día me fue muy bien porque vino el sobrino de mi jefe a arreglar la compu de la oficina y aparte de arreglarla (a medias, por cierto) me di un tacote de ojo.

Jueves.- Volví a ver al sobrino de mi jefe así que sólo por eso no me quejaré, aunque tenga chorromil cosas sobre las cuales quejarme...

Viernes.- Olvidandonos de mi nube relampagueadora personalizada, llegó una prima del DF y la voy a tener una semana en mi casa, a ver cómo nos va, o ya de plano a ver de a cómo nos toca jajajajaja así que si dejo de escribir será por eso... Ah, y adivinen qué? hoy también veré al sobrino de mi jefe :P

Y ahora si ya para finalizar, lo irónico: Telcel (hdp) me limitó el servicio, y cuando digo que me limitó el servicio es porque no me deja hacer llamadas ni mensajear, aunque si pueda recibirlos (falta de pago no es, porque ni siquiera me ha llegado la factura). Creánme que todo esto es irónico por una sola razón: yo trabajo en Telcel. Pff!

Qué bonita manera de cerrar la semana!

martes, 14 de julio de 2009

Puntos suspensivos

Hoy llegó a mi por tercera vez la idea de cerrar el blog.

La primera fue porque mi trabajo empezó a aumentar considerablemente y en definitiva no tenía tiempo de nada. Lo pensé y recapacité: No es obligación escribir a diario, con que lo haga cuando pueda (y quiera) basta.

La segunda fue en un arranque de idiotez: me sentía demasiado mal tanto física como emocionalmente, y lo primerito que se me vino a la cabeza fue cancelar mi cuenta y mandarlo todo al carajo, no lo hice porque creí que después me arrepentiría y entonces lloraría... bueno, no lloraría pero si me hubiera arrepentido mucho, así que espere a que mi estúpida crisis pasara y seguí escribiendo.

Rigth now, estaba charlando por el messenger con un blogger y me presumió que googleando su nick, salen chorromil links, por pura curiosidad hice lo mismo con mi nick y descubrí algo que si bien no tenía por qué afectarme, lo hizo.

Mientras leía lo que Google había arrojado, llegué al blog de alguien que solía leerme y comentarme y que de cierta manera me agradaba leer, no diré quién pero seguramente lo sabrá (si es que lee ésto) y descubrí que me eliminó de su blog roll (cosa que no juzgo ni recrimino porque no vendría al caso) y con eso justifiqué al fin la ausencia de sus comentarios en éste blog. No, no me trauma eso, lo que me trauma es lo mucho que trascendieron dos simples palabras: Material Dañado.

Ahora no me queda mas que decir:

MIL DISCULPAS A QUIENES SE SINTIERON OFENDIDOS

No fue mi intensión hacer sentir mal a absolutamente nadie, no fue mi intensión que sintieran que la señorita Morfina es una mala persona que menosprecia a quienes son divorciados y/o con hijos, hombres y mujeres. Se lo comenté a un par de personas por msn: Era un post de burla por la estupidez de ir al cine a ver un par de muchachos en lugar de la película, coincidió que los chavos iban con sus hijos y ya. Punto final.

Dos bloggers (los mas ofendidos, supongo) hicieron incluso un post y no perdieron la oportunidad de mencionar que yo, la bruja del cuento, los había llamado así. No, no, no y no, no lo puedo creer, en serio que no. Yo entiendo que alguien se moleste si los trato de estúpidos o pendejos, pero creo que jamás lo he hecho (solo con el Ninja, pero porque me lo pidió, además sabe que es con cariño y por su bien :P).

Total, que como ya no quiero herir suceptibilidades, no volveré a escribir. Y no, tampoco quiero que me digan: ay nooo, sigue escribiendo... porque esa no es la finalidad de éste post, sólo quise exhibir mis motivos para que después no me anduvieran preguntando ¿por qué? aparte de que supuse que era necesario para algunos que yo pidiera disculpas por algo que no hice con maldad. Además, posiblemente se me pase en unos días y seguramente aquí andaré otra vez. ¡Pero cuanta contradicción!

Por si a alguien le interesa, puede darse una vuelta por el estúpido post ácido "Cazando material dañado" y si leen el comentario de Sophia, entonces entenderán a qué quise referirme exactamente.

Y sí, tuve un Lunes del nabo, quizás por eso estoy escribiendo ésto en lugar de estar durmiendo...

lunes, 13 de julio de 2009

Premios, regalo y vel rosita

Ando bien atrasada de noticias, en sus blogcitos y en general de todo. Mi vida real me exige demasiado, pero ésta noche he decidido reivindicarme y volver al buen camino de la blogósfera.

Empiezo por presumirles el header apestoso que he creado, está muy rosita pero a mi me gustó aunque no me convenció del todo, cuando tenga algo de tiempo y hartas ganas de moverle al photoshop entonces si haré algo bueno (o al menos trataré), mientras se aceptan críticas y sugerencias, todo sea por el bien de éste blog perdido en algún rincón de la web...

- San me otorgó dos regalos: Ternura y Creatividad, y bueno, por mas que le busqué, no encontré gota de ternura y mucho menos de creatividad a mi blog, aún así muchísimas gracias, nena. Se agradece que haya quien piense que vale la pena perder cuatro minutos de su vida en leerme :P



Tengo que pasarle el regalo a diez personas... y el meme a ocho, así que para no entrar en conflicto, eso ira al final.

- El meme con premio que me pasaron Zully y Aki: Honest Scrap. A las dos muchas gracias, pero creo que las odiaré mientras piense qué cosas puedo escribir sobre mi, a veces es tan difícil *suspiritos*



Las reglas:
Agradecer al blog que me lo envió. (ya les agradecí, es que yo agradezco con odio :P)
Decir 10 cosas honestas sobre mí.
Poner el logo del premio en mi blog. *palomita*
Seleccionar al menos 8 blogs y notificarles que les di un premio.

Diez cosas honestas sobre mi:

uno: Me da miedo en demasía la oscuridad.

dos: Soy buenísima para aconsejar a los demás, pero malísima para auto-aconsejarme.

tres: No sé cantar.

cuatro: Prefiero el tequila con limón y sal por sobre todas las bebidas alcohólicas existentes.

cinco: Tuve un piercing en la lengua hace algunos años. La perforación aún la tengo, lo cual significa que no tengo buena cicatrización.

seis: Cuando cumplí 20 me empeñé en ponerme un tatuaje y me lo hice, ahora me arrepiento aunque quisiera hacerme otro :P

siete: Cuando estoy triste, suelo escribir cosas mejores.

ocho: Cada vez que sonrío se me hacen hoyitos en los cachetes.

nueve: Me dan pánico los hospitales y las funerarias. La iglesia y los panteones también.

diez: Me desenamoro tan fácil como me enamoro. Pff!

Y por último, ¿importa si solo lo paso a cinco personas?, ¿no? Me parece bien:

Malquerida
Cállate tú
Aki (a tí te tocan solo los regalos)
Nicky
MIN

Y ahora sí, eso es todo... Prometo que mañana/al rato me pongo al corriente en sus blogs.

Pinky promisse! ;D

martes, 7 de julio de 2009

Siete cosas que amo de mi

Desde hace días Anaís me dejó en su diario, la tarea de escribir siete cosas que amo sobre mi, y si no había escrito nada al respecto es por dos razones, la principal es porque creo tener más defectos que virtudes; pocas cosas en mi son admirables, y las que lo son están tan clicheadas que hasta pena me da publicarlas. La segunda es la falta de tiempo, que obviedad.

Estuve pensándolo largo tiempo, creo que días y entonces llegué a la conclusión de que si bien no soy una persona extraordinaria, nadie en el mundo lo es, y quien crea serlo que se ponga frente a mi con un anillo de compromiso jajajajaja; Ya, basta de meter ideas mareadoras y vamos a concentrarnos en el tema: Siete cosas que amo (y a veces odio) de mi, siete cosas que de una manera u otra en conjunto me hacen única, o al menos eso quiero creer. Siete cosas que de verdad me costaron trabajo escribir y describir, porque después de todo creo que sólo quien me vea desde otra perspectiva que no sea frente a un espejo, podría ser mas acertado y objetivo en éste juego. Empezamos:

1.- Sé escuchar a los demás: Debo suponer que esa es una cualidad y de las admirables, y si no, díganme cuántas personas de las que me están leyendo en este momento ponen toda su atención a lo que le dicen los demás, así sea la estupidez mas grande que en su vida hayan escuchado (y escucharán). Conozco personas que te dejan hablar y hablar, pero que cuando les pides su opinión no saben qué decir, en cambio yo... bueno, a veces no pongo tanta atención, pero sólo a veces y es por despistada, pero en general siempre trato de escuchar atentamente a lo que me digan para después poder ayudar/criticar/regañar/etéce. Y es que no lo es mismo oír que escuchar.

2.- Acepto mis errores y trato de corregirlos: Conozco a quienes les puedes decir que están mal, pero no entienden y se aferran a que su verdad es absoluta (esas personas me desesperan, de verdad pueden llegar a ser tan molestas como un zumbido messengeriano). Si yo digo que es rosa y alguien me dice que es verde, echo un vistazo para asegurarme de lo que digo, y si en realidad es verde, entonces le digo: es verde limón. Trato (lo mas que puedo) de no encerrarme en un circulo de sal para ahuyentar zombies, y cuando lo hago, sé cuándo salir. Eso lo he aprendido a lo largo de mi vida.

3.- Ni sé, ni puedo, ni me gusta quedarme callada: Y eso, damas y caballeros, es una las cosas que irónicamente mas amo y mas odio de mi. Por obvias razones y creo que no necesita una descripción.

4.-Mi capacidad de retener cosas en la cabeza: Números telefónicos, nombres, fechas, direcciones, personas y un sin fin de cosas, pero (sí, yo y mis peros) siempre y cuando sea algo importante para mi. Pocas cosas/personas/situaciones trascienden en mi vida, y cuando eso pasa, no puedo olvidar un solo detalle. Ni uno solo. Eso quizás sea bueno, pero estoy consiente de que también es malo: hay veces que algo sin importancia trasciende tanto en nuestras vidas, que olvidamos lo que realmente importa.

5.- Puedo escribir/hablar sobre casi cualquier cosa: De eso me dí cuenta la semana pasada, cuando pasé 36 horas pensando en el principio, desarrollo y final de una historia que creo que después de todo no quedó tan mal (para ser la primera en su género y escrita por mi y que por supuesto no publicaré porque ya no me pertenece :P). Puedo hablar del clima, cine, moda, sexo, amistad, amor, internet y sus derivados, todo lo anterior acompañado de un largo etcétera. Incluso puedo hablar sobre otras personas, pero jamás de política. Creo que ésto pasa a formar parte del punto número cuatro, cuando digo que no puedo quedarme callada.

6.- Sé diferenciar entre una prioridad y algo que puede esperar: Y el hecho de que no siempre lo lleve a cabo, no quiere decir que no sepa diferenciar, simplemente hay cosas que se hago porque si o porque quiero y punto. Mi prioridad de momento es ver a mis amigas para echar chisme tomando café y comiendo pay de queso con fresas. ¿Lo ven? No siempre podemos hacer lo correcto.

7.- Al pan, pan... y al vino, vino: O lo que es lo mismo, me gusta decir las cosas tal cual, no me gustan pintarle el mundo rosita a nadie, ni siquiera a mi misma (aunque de vez en cuando lo hago, eso sí, sin dañar a nadie). Odio a quienes les gusta jugar el papel de víctima del esquizofrenico mundo cuando están conmigo: si me lloras y tienes razón, te consuelo. Si me lloras y no tienes razón, te bajo de tu nube. Y sí, también me gusta que lo hagan conmigo, por eso adoro a mis amigas Penny Lane y Sophia.

Para crear un equilibrio y como bonus (no obligatorio para los demás), agregaré otras siete cosas, pero ahora serán cosas que odio (con todo mi corazoncito) de mi:

1.- Idealizo a las personas (tema para próximo post). Esto engloba el hecho de que confio demasiado en quienes no debo.
2.- Así como hablo mucho, puedo llegar a ser tan aburrida como una clase de álgebra en Lunes a las siete de la mañana.
3.- Suelo caer en contradicciones muy seguido. Para muestra mi blog.
4.- Soy una persona desordenada, empezando por mi vida. Pff!
5.- Soy impuntual.
6.- A veces no puedo evitar sentir indiferencia para con algunas cosas y/o personas importantes.
7.- El cereal. No viene al caso, pero quería decir que odio el cereal.

Ahora yo quiero saber qué aman ellos de si mismos:

1.- Zully
2.- Malquerida
3.- Hombre mirando al Sudoeste
4.- Alejandro
5.- [MnS] ya sé que no te gustan los memes, pero sé que de éste podrías sacar algo chido ;)
6.- Penny Lane
7.- Sophia!

Si alguien mas lo quiere hacer, adelante. Nada mas avise para poder ir a mitotear :P

Las ultimas dos pueden ponerlo si quieren en el blog "comunitario" (que pro se escucha eso de comunitario... co-mu-ni-ta-rio... comunitario, comunitario, comunitario, comunitario) en dónde ya me declaré Católica de estampita.

Anaís, tarde pero seguro ;)

sábado, 4 de julio de 2009

Amistad etílica

El siguiente post no tiene una sola exageración, todo paso tal cual: cada punto y cada coma son verídicos. Lo juro por las cenizas de Michael Jackson (no, no sé si lo incineraron ni me interesa).

Todo empezó, si no mal recuerdo, una soleada mañana de Martes, o para ser mas precisos hace 4 días antes de irme a la oficina. Estaba yo terminando de cambiarme cuando vi lo mas denigrante que mis ojos hayan visto jamás: Una amiga asquerosamente borracha con una falda ridículamente corta afuera de mi casa pidiéndome café. omaigaaaaad!!

Lo primerito que se me vino a la cabeza fue: ¡Maldita, y no invitó!, pero cuando la escuché hablar y la vi caminar, recapacite y dije: ¡no, no, no... que bueno que no invitó!

Salí a abrirle, mi mamá andaba todavía en pijama y se quedó de a seis cuando la vio en ese estado tan deprimente. Le preparé el café que me pidió, preparé uno para mi y me senté cómodamente a regañarla:

- ¿COMO ES POSIBLE? Mirate! mirate nada mas pendeja, cero glamour... tú acá bien pedota y el pendejo qué? bien agusto besuqueandose con la novia, alivianate! Ah, y a la próxima pasa a un OXXO por tu café...
- Ay amiga! es que no manches... no manches...

Y como no decía otra cosa que no fuera "no manches" y no dejaba de reírse como estúpida la deje hablando sola y me fui a arreglar mis greñas. Mi mamá se puso a platicar con ella y ahí estaban las dos echando chisme cuando le dije:

- Bueno, yo ya me voy... te quedas en tu casa, duermete o qué se yo, pero por favorcito no vomites y si te duermes, antes de irte tiendes la cama... y si vomitas lavas lo que vomites... y no hagas escandalo que la lil-sis está dormida y se va a parar a darte unas cachetadas si sigues de gritona...

Y es que cuando a mi amiga se le pasan las copas y peor si anda amanecida, le da por hablar en voz muy muy alta y cuando la lil-sis duerme, debe estar todo en silencio o se levanta como demonio de Tazmania. Brb! Qué miedo...

- No weeey, si vine por ti para que me acompañes... no me quiero ir sola porque capaz que me duermo y me mato, weeeey...

Sí, también fresea (mas de lo normal) cuando anda borracha...

- ¿QUÉ? Noooo... yo no me voy a subir a tu carro y menos si manejas tú.
- Ay no seas mala :(
- Aysh! vamos pues, que se hace tarde...

Pero la señorita seguía blah, blah, blah con mi mamá... Y yo sentada esperando a ver a qué hora se les ocurría ver el reloj y darse cuenta de que ya era tardísimo.

- Yaaa, ya vámonos... o me voy y te vas tú sola a tu casa y me vale que te mates a medio camino...
- Ay weeey, nooo... esperame!

Se despidió de mi mamá y nos subimos a su carro. Íbamos perfectamente hasta que pasamos por un puesto de tacos y todavía pregunta:

- ¿Unos taquitos?
- No, nooo... mejor ve a desayunar a tu casa..
- Nada mas uno, así rapidito... es que no he comido :(
- Bueno, pero apurate... aquí te espero!

Se bajó, pasaron como 15 minutos. Eran las 10:05 am y yo entro a las 10:00, como no llegaba y ya era realmente tarde y nos quedaban como 20 minutos de camino, me baje a buscarla y morí del coraje cuando la vi sentada con su ex cuñado, platica y platica... Grb!! ¡Inconsciente!

- Tragate tu taco y vámonos que ya es tarde...
- Ay weeeey, él es mi ex cuñado... o sea, se divorcio de mi hermana porque blah blah blah y pues blah blah y blah blah... ¿puedes creerlo?

OMG! el haber conocido la vida sentimental de ese hombre en menos de 1 minuto hizo que de verdad me diera pena ajena. Hubiera deseado tener una bolsa de papel para ponérmela en la cabeza y que nadie viera que esa alcohólica era mi amiga... Pero bueno, que yo no critico que soy igual de imprudente cuando me tomo una gotita de alcohol extra.

- Vámonos... le dije con mi sonrisita de la estas regando y ¡bien feo!
- Ya, ya casi me acabo mi taco...

Pagué su cuenta (porque yo terminé pagando unos tacos que ni me comí) y nos subimos al carro.

- Weeeey nooo, las llaves... no las encuentro!

Otros 5 minutos...

- ¿En dónde las dejé? ay nooo, ya las perdí...
- ¿Ya buscaste en las bolsas de tu falda?
- Si weeey, y no están...
- No seas mentirosa! no has buscado ahí... levantate que ya es tarde...
- No, ya las busqué y no las encuentro
- ¡Que te levantes!
- Ay weeey, te levantaste de malas?

Se levantó y en efecto, tenía las llaves metidas en una de las bolsas traseras de la falda, en donde según ella, ya había buscado.

- Pisale que si me corren por tu culpa, me vas a tener que mantener hasta que encuentre otro trabajo decente...
- Ay weeey, no te estreses... ya vamos!

Sí, me estresé... juro que estuve a punto de golpearla, pero me contuve ¿por qué? principalmente porque es mi amiga, y aparte de todo estaba ebria y no sentiría nada, por eso me esperaría a que le llegara la resaca para que le dolieran al doble los jalones de greñas... Llegué a mi trabajo tarde, pero por suerte mi jefe se la vive en la otra oficina (y no lee mi blog jajajaja), me bajé y le recomendé que se fuera a bañar y a dormir. Dí dos pasos pero no escuché que prendiera su carro, por inercia voltee y la vi llorando. ¿Otra vez? Debí ser muy mala en mi otra vida para que éstas cosas me estuvieran sucediendo a mi...

- ¿Ahora que te pasa?
- Ay wey, es que lo extraño mucho... o sea, te juro que lo amo y me da coraje saber que esta con otra...
- Calm down, nena... no pasa nada. En serio ve a tu casa y date un baño, no te ofendas pero das pena ajena, mirate, no traes una gota de glamour, tu cabello, tu maquillaje, tan solo tú. Agarra la onda...
- Weeey nooo...

Sacó su estuchito de maquillaje, y se retocó el delineador y acomodó el cabello... ¿Y el llanto? La corrí descaradamente porque de verdad agotó mi paciencia, me sentí burlada por una borracha y yo estando tan sobria. Se fue y ya no supe de ella hasta en la tarde, que me habló para que la acompañara a curarse la cruda. Ahí si ni me queje, después de todo era mi recompensa por los daños que me causó en la mañana.

Pd.- Diosito, prometo ser mejor persona, prometo no decir groserias y no desearle cosas malas a mi ex, pero por favorcito, cuando vuelva a ponerse en ese estado tan deprimente haz que se le olvide el camino hacía mi casa, es mas, haz que se le olvide que yo existo...