martes, 29 de septiembre de 2009

Por eso mejor me caso

Ser amante tiene muchísimas ventajas, incluso habrá quienes piensen que a veces es mejor negocio ser la otra a ser la que firmó un acta, así que para salir de dudas podemos empezar a comparar un changarro con otro.

Alguien mencionó que ésta lista seguro era, por mucho, más larga, más completa; y no se equivoca, aunque si bien no se me ocurren todos los puntos ahora, seguro sí será una marcada comparación entre los puntos a favor de las amantes y estos, los puntos a favor de ser la esposa.

1. Existe un compromiso. Una como esposa está obligada a cumplir con ciertas funciones, que si bien no siempre son de nuestro agrado, las tenemos que hacer porque es nuestra obligación. Él, como esposo, padre de familia, etcétera, también tiene un compromiso: muchas obligaciones por cumplir, le gusten o no le gusten. Por eso siempre he dicho que el matrimonio es cuestión de reciprocidad.

2. Sexo seguro, sexo con amor. Si bien el sexo no es lo que mejor hacen juntos, sabes y estás completamente segura de que lo hace contigo por amor. Con la amante es de un rato, contigo es de toda la noche; contigo no necesita terminar apurado para meterse a bañar y llegar a la casa oliendo a jabón chiquito. Tú le das la tranquilidad que no le puede dar la amante, él te da la seguridad que no le da la amante.

3. Gane dinero desde la comodidad de su hogar. Quien crea que ser madre y esposa no es una profesión, está muy equivocado, de hecho puedo decir con toda la seguridad del mundo que es la profesión más matada, que más tiempo necesita, sin vacaciones, sin días de descanso, pero cuando aparte de madre y esposa se tiene otro empleo, el trabajo tiene más mérito. Sea cual sea el caso, como esposa sabes perfectamente dos cosas:

1. Cada quincena tendrás SU sueldo en TUS manos
2. Cada quincena tendrás SU sueldo y el tuyo en TUS manos.

4. Hola rutina, hola satisfacciones. Generalmente la vida de un ama de casa es monótona, pero no porque una así lo quiera, lo es porque la vida de ella es la que se acomoda a la de los demás -esposo e hijos-, por lo tanto no es raro que llegué el esposo con sus gruñidos de ogro mal comido, los gritos de los hijos adolescentes, los lloriqueos de la hija porque la dejó el novio, pero siendo sinceros, estar ahí para decirles las palabras precisas y darles un cálido abrazo que se ajuste perfectamente a su anatomía, nos da más satisfacciones. Los "te quiero mamá", "gracias por estar cuando más te necesito" son tan rutinarios como satisfactorios. Sabes que te lo dicen sinceramente.

5. Problemas en el Paraíso. No es raro escuchar a media noche que se rompen vasos y platos en la casa de al lado. Sí, todos los matrimonios pelean, unos bien discretamente, otros a grito abierto, unos hasta se salen a la calle y dan show, lo importante aquí es que como eres la esposa y tanto tú necesitas de él, como él de ti, las cosas se solucionan pronto. Lo mejor de las peleas son las reconciliaciones.... me han contado :P

6. Familia feliz. Para algunas mujeres el tener hijos significa que ya están completas, que ya pueden ser felices porque tienen un hijo, que ya pueden morir en paz porque ya tienen descendencia, aunque esto último aplica sólo en los hombres, por lo tanto te pedirán un hijo, un hijo que tú les darás porque lo amas. Todos los niños son enfadosillos en algún momento de sus vidas, pero tendrán una mamá y un papá que siempre estarán con ellos. Él siempre estará seguro de que los hijos que tenga en su matrimonio son propios, los que tenga fuera podrían ser de cualquiera.

7. Esposa, no sirvienta. Creo que este punto es muy importante, cuando una tiene que trabajar hombro con hombro junto al esposo, es obvio que no va a llegar todavía a barrer, trapear, cocinar, bañar a los hijos, para eso tendrán quien les ayude por eso cuando lleguen de sus respectivos centros de trabajo, encontrarán todo en perfecto estado. La amante puede seguir pensando que una le lava la ropa :P

8. Te presento a mi esposa. ¿A quién llevan a reuniones de trabajo? A la esposa. ¿A quien llevan a cenas familiares? A la esposa. ¿A quién llevan a al cine, a comer, a la playa, al centro comercial, etcétera? A la esposa. Porque simple y sencillamente no tienen nada que ocultar, porque tomar de la mano a la esposa mientras caminan por la calle no es mal visto. En cambio, ¿A quién llevan a los lugares más escondidos? Sí, a la amante.

Y así hay muchas razones más, unas válidas, otras más válidas, que nos harán darnos cuenta de que es muchísimo mejor ser la esposa y no la amante. A propósito, algo que no mencioné -porque no quería leerme interesada- pero que igualmente es muy importante, es que si el hombrecito se envalentona y pide el divorcio, la esposa lo deja sólo con la mitad de lo que posee, y que le haga como quiera; si tiene hijos, lo deja con un cuarto de sus propiedades, pertenencias, sueldo, etcétera. Esa es quizás una de las razones por la que el hombre no dejaría nunca a la esposa, digo, esa es sólo mi humilde y sobre todo personal opinión.

Por cierto, ¿alguien ha pensado qué pasa cuando el bígamo muere -aparte de que se va al infierno por pecador-? Que la esposa se queda con todo, y la amante, aún enamorada, aún entregada y aún con uno, dos -quizás más- hijos de él, se queda sin un centavo, sola, porque ahora sí como dicen por ahí: papelito habla...

De verdad me había puesto a pensar mucho en los pros y los contras de tener un desliz, de ser un desliz en la vida de alguien, y no voy a decir que oportunidad no he tenido, sólo que lo que no he tenido es el valor de inmiscuirme en la vida de alguien más por dos razones:

1. Sé lo que es ser amante. Lo veo a diario con mis amigas y por lo tanto estoy consiente de lo incómodo que puede llegar a ser tanto para él, como para la esposa e incluso para la amante, muy independientemente de las listas que les presenté.

2. Es algo que, en definitiva, no me gustaría que me hicieran.


•••
Nota no-mental. El finde las mini-historias, que en realidad son diálogos que me han dejado pensando o incluso me han hecho reír. Como sea, yo quiero compartirlas con ustedes.

lunes, 28 de septiembre de 2009

El arte de dormir bien

El Jueves llegué de la oficina y le dije a mi mamá entre bostezos: - qué sueño tengo, dormiré un rato... ¿me despiertas en media hora?

- sí, me dijo y entonces yo me fui directo al país del sueño.

Cuando me desperté, vi todo en absoluta oscuridad, tomé mi celular y vi la hora: Ya casi era media noche. Tenía cuatro llamadas perdidas y dos mensajes, por suerte no era nada importante, lo que me sorprendió es que ni esas llamadas, ni esos mensajes pudieron despertarme. Abrí el messenger y me quedé platicando con una amiga.

Le dije lo estúpida que me sentía por haberme dormido toda la tarde-noche, porque eso era señal de que pasaría una larga y nada agradable noche con los ojos bien abiertos, cosa que me obligaría a irme a trabajar con sueño, porque después de pasar más de siete horas haciendo absolutamente nada, obviamente me daría sueño. Mucho sueño.

Platicamos poco más -quizás menos- de media hora acerca varias cosas -no-recuerdo-de-qué-, las charlas con ella siempre son bien chidas porque hablamos de todo y no hablamos de nada, cuando de repente le dije cínicamente:

- Ya me dio sueño y hay que aprovechar, nos vemos...
y salí huyendo del messenger directo a mi cama... otra vez.

Así fue como dormí cerca de doce horas casi-continuas la tarde-noche del Jueves.

¿A poco no me envidian? :D

•••
Ya mañana publico el post prometido de aún-no-sé-cuántas razones por las cuales NO sería la amante y el finde las mini historias (:

domingo, 27 de septiembre de 2009

¡¡Meooww!!

Hoy les hablaré de Regina -a.k.a. Viejina-, ella es la favorita de mi mamá, no digo mascota porque no es su mascota favorita, es su favorita de toda la casa, sí, está por encima de la lil-sis y de mi. Pff!

Pues bien, doña Regina llegó a nuestra humilde choza hace aproximadamente siete u ocho años humanos, eso quiere decir que en edad gatuna ya no es una niña, ni una adolescente, es mas, ni a señorita llega -y eso me consta wajajajááááá-; ella ya es una gata adulta sin dientes, ahora si que ya está más allá del bien y el mal.

Como les mencioné, doña Regina llegó siendo una bebé a nuestra casa junto con su novio El Negro -no tenía nombre pero si un lindo y original apodo, cierto?-, en realidad cuando eran pequeñuelos no eran novios, llegaron juntos pero los adoptamos con diferentes personas, estando en mi casa, con el trato diario supongo que se enamoraron, crecieron, formaron una familia gatuna y dimos en adopción a sus hijos y como clicheada historia de la vida real: doña Regina "maduró", ya no era una jovenzuela y don Negro quería jovenzuelas, después del parto doña Regina engordó y es hora que no recupera su figura. Ah, y tampoco a don Negro, algunos dicen que huyó con una gata rubia, otros dicen que amaneció muerto a mitad de la calle, pero sinceramente yo prefiero creer que se hizo un gato pederasta y está dándole vuelo a la hilacha con alguna gata unos años menor que él.

Pero estamos hablando de doña Regina, no del pulgoso que la dejó con cinco hijos. Les decía que ella SIEMPRE ha sido por mucho la conse, está palanca con mi mamá, por lo tanto puede hacer, deshacer y pedir lo que desee, absolutamente TODO se le concede y todo incluye: rascarle la panza mientras come, ah, pero una tiene que darle en la boca porque si no, se pone a llorar; duerme en la cama que ella decida, en donde se sienta más cómoda, sin importarle que una sea alérgica a sus pelos; es una abusona: se aprovecha de sus pequeñas dimensiones para atacar a mi perro Vaca, sabiendo perfectamente que mi perro será incapaz de siquiera tocarla porque entonces mi mamá la agarraría a periódicazos. A eso se llama ser astuta comounazorra; caza ratones sólo cuando no le da hueva, pero eso sí, es amante de torturar a los pobres pájaros que se acercan a tomar agua, los despluma sin piedad y luego... se da la media vuelta y deja el cadáver en medio de un mar de coloridas plumas.

Al principio nada de eso nos afectaba, porque para empezar yo no le rasco la panza ni le doy de comer, me cae mal, es mas, apuesto a que yo también le caigo mal, no nos podemos ver; cuando nuestros caminos se cruzan nos ignoramos, ni nos volteamos a ver, aparte ya descubrí que es una convenenciera: sólo cuando tiene hambre va y me repega el lomo en las piernas y empieza con sus ronroneos llenos de hipocrecía, pero otro día hablaré de nuestra forzada relación, sólo porque somos hermanas y porque ella es la consentida es que la respeto, no porque en el fondo la quiera.

De su cajita de mañas, doña Regina nos mostró una nueva: Se hace pipí en donde le dé su gana. Gata cochina! Esto ya nos afecta directamente a la lil-sis y a mi:

Día 1. Domingo por la mañana y la lil-sis duerme plácidamente, cuando empieza a sentir que doña Regina rasca y rasca el colchón. La lil-sis sigue durmiendo hasta que... chan, chan, chaaan: siente las piernas calientes, algo húmedas y... apestosas! Sí, a doña Regina le gustaron las piernas de la lil-sis para desahogar su vejiga. El resultado: un casi gaticidio, y digo CASI porque como siempre, consiente-gatos intervino.

Día 2. Miércoles por la mañana, un buen día para que se me haga tarde. Me meto a bañar, me pongo unos jeans y salgo corriendo a prepararme un café, cuando me siento a tomar tranquilamente mi cafecito, la silla mojada. Ok, pensé, quizás a alguien se le cayó un chorrito de agua. Me levanté y junto conmigo se levantaron esos aromas, ese hedor tan particular de doña Regina. El resultado: Que me metiera a bañar otra vez, me cambiara otra vez y llegara ligeramente tarde a trabajar. A doña Regina no la busqué para regañarla por 2 razones: no tenía tiempo y... como siempre, consiente-gatos saldría al rescate.

Día 3. Amé el día 3, no tienen idea de cuánto: consiente-gatos duerme, doña Regina le rasca el colchón en señal de que tiene hambre o sed o alguna necesidad inútil-y-gatuna. Consiente-gatos no hace el menor caso, y doña Regina le aplica un deja vú: piernas calientes, húmedas y groseramente apestosas. El resultado: consiente-gatos dice: es el colmo... la voy a sacrificar.

La lil-sis y yo nos volteamos a ver, nos burlamos sincronizadamente y le respondemos: Aay, es un inocente animalito de la creación, viejito y enfermito... tú disculpalo.

Sí, las mismas palabras que algún dia mi madre utilizó con nosotras para defender a doña Regina.


•••

Posdata. Estuve investigando sobre la incontinencia felina, y sigo confundida: decía claramente que lo pueden hacer por dos razones: al igual que los niños chiquitos, por mera necesidad de atención, o por la edad... Quiero creer que es la edad, por su bien, mas le vale que sea la edad.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Siete razones por las cuales sería una feliz amante

Les explico antes de que piensen que ando de rompe-hogares: Tengo un par de amigas a las que les gusta inmiscuirse de más en la vida de las demás, sobre todo cuando las demás tienen esposos guapos -o con mucho dinero-, y todavía más cuando a estos hombrecitos les falta amor o simplemente les gusta jugar con fuego.

He visto muchísimas cosas y casos, unos patéticos, otros más patéticos, sin embargo también he visto que pocas -amantes- se quejen del "trato" que se les da, al contrario, las veo tan felices que hasta me dan envidia, es por eso que hoy les traigo en exclusiva SIETE razones por las cuales aceptaría ser la otra:

1. No hay compromiso. Hoy en día lo que menos quiere una mujer independiente es un compromiso, eso sí, como todas las mujeres también necesitamos que nos apapachen, por lo tanto los apapachos provenientes de un hombrecito que se casó hasta por la ley del monte, nos caen como anillo al dedo.

2. Buen sexo. Como padres de familia responsables que son, los hombres casados no pueden darse el lujo de ver diario a la amante, así que las sesiones de sexo son esporádicas, y como todo aquello que se da "por temporadas" es bueno, porque "cuando se da, se da".

3. Entrada de dinero extra. Por estratosférico que sea el sueldo de una mujer, jamás nos alcanza, entonces tener un amante es una entrada de dinero extra, porque deben saber que ellos quieren una mujer linda y que una mujer esté realmente linda cuesta mucho, mucho, mucho dinero -gym, manicurista, pedicurista, masajista, estilista, maquillaje, vestidos, zapatillas, más vestidos y más zapatillas, etcétera-. Eso lo tienen ellos siempre presente y no, no es prostitución.

4. Adiós a la rutina. Uno de los motivos más frecuentes de infidelidad es la monotonía, por lo tanto el hombre buscará siempre cosas nuevas, experimentar sensaciones y muchas cosas más aunque sea para complacerse él, pero admitámoslo, una también lo disfrutaría pero por sobre todas las cosas, aprendería.

5. Cero discusiones. Después de salir de la estresante rutina de trabajo, lo que menos quiere el tipo es pelear, para eso mejor se va a su casa, no? así que seguro tenemos que no llegará a hacernos enojar con tonterías y sus rollos existenciales, laborales, familiares, y mil-cosas-que-NO-nos-importa. Todos felices.

6. No te pide hijos. En estos tiempos es muy difícil mantener una familia, ahora imagínense dos... El hombre tendría que tener dos empleos o de plano administrarse muy bien. Aparte, para qué quiere más hijos, si con los que tiene le basta.

7. Amante, no sirvienta. Este punto es mi favorito por muchas razones, principalmente porque no tienes que lavar ropa, planchar, lustrar zapatos, acomodar ropa por color, temporada, etecé... tampoco hay que cocinar, y ni hablar de mantener la casa impecable, y como no nos va a pedir hijos, nos evitamos el tener que lidiar con chamacos que no se quieren bañar, peinar y que todavía, hacen berrinche.

Y eso son sólo algunos, yo sé que hay más puntos -así que no sean egoístas y terminen de completar mi lista-, yo sólo mencioné siete... por qué siete? porque es el número de la perfección y por mucho mi favorito, porque son los únicos que recuerdo y sobre todo porque me urge terminar éste post: ya casi salgo de trabajar y no me pagan horas extras por bloggear.

Mañana u otro día pondré las aún-no-sé-cuántas-razones por las cuales NO sería amante, y al tercer día -bien bíblico el asunto- les platicaré algunas anécdotas -no mías, claro está- bien bizarras.

...
Nota: NADA de esto es con la intensión de ofender, si me lee alguna chica que juegue el papel de amante, bien; si me leen esposas -que yo sé que me leen-, no se enojen, todo es producto del día excesivamente libre que tuve hoy, aparte ni me consta que eso sea verdad :P

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Un post acerca de otro post que los llevará a otro post

Les platico: Por ser la semana de "inauguración" del colectivo en el que participo con Polvo de Menta, MnS, Momo, Ninja Peruano y Morinakemi -pura personalidá de la farándula-, decidimos que para darles la bienvenida cada quien escribiría una autobiografía básicamente para quienes no nos conocen, después Dexter -a.k.a. Ninja- tuvo la idea de que siguiera el tema de las autobiografías pero sin el auto, o sea que habláramos los unos de los otros; al principio causó un poco de conflicto porque todos querían hablar de mi, de lo genial que soy y... ah no, eso no... pero alguien no estuvo de acuerdo, de hecho hasta la fecha he olvidado preguntarle por qué, quizás cuando la vea en el messenger y lo recuerde, le pregunte.

Continuando con el rollo de las descripciones, se hizo una "rifa", en donde muy amablemente el joven Ninja eligió quién describiría a quién: a mi me describiría Monse y yo describiría a Monse. Anyway.

Desafortunadamente para ella, los Lunes publica ella y yo los Miércoles, así que tenía que esforzarse y escribir cosas muy buenas sobre mí, no debía dejar de mencionar lo excepcional que soy y lo groseramente hermosa que estoy o si no, le iría muy mal -en su biografía hecha por mi-, bueno, en realidad jamás escribiría algo malo de alguien -¡cof, cof!-, pero digamos que soy un poquito vengativa...

Ok, les diré la verdad: me daba un pánico terrible que Monse escribiera sobre mi porque sentía que me destrozaría con tanto sarcasmo, ironía y quién sabe cuántas monsadaz más. Snif! pero en contra de los pronósticos y estando yo en perfecta relación con el Karma, Monse se portó bien decente conmigo, habló hasta "bonito" de mí, cosa rara porque generalmente dicen: es una blah... blah... blah... -pero juro que no tienen motivos para pensar eso de mí que soy todo un amor♥-.

Otra de las cosas que se mencionaron en ese post, fue nuevamente lo de mi verdadero nombre, es cuando me digo a mi misma: mi misma, en tu lista del messenger tienes a varios bloggers, no tienes a dos ni cuatro, son más... y todos conocen tu verdadero nombre, anda, no seas egoísta y díselo al mundo entero-, les juro que esa voz estuvo a punto de convencerme, cuando me dí cuenta de que el mundo entero está compuesto de cinco continentes, cada continente de quiénsabecuántos países, cada país de otro montoncito de estados y ni hablar de las ciudades, pueblos, rancherías, y en cada uno de esos lugares hay mil ocho mil personas -sí, es que imagino que me leen hasta en la Antártica todos y cada uno de sus habitantes :P-, así que seguiré negándoles mi nombre, hasta que mi voz me dé nuevas razones lo suficientemente buenas como para hacerlo...

También dijeron que yo nunca menciono mis gustos musicales, pues bueno, nunca lo hago porque no lo considero tan necesario, pero si quieren saber les digo: No soy fastidiosa musicalmente hablando, puedo escuchar perfectamente todo tipo de música, no me molesta en lo absoluto, sin embargo entre mis géneros favoritos -variadamente extremos- están el rock, un poco de pop, otro poquito de reggae y algo de trova; como se darán cuenta, no me encasillo en un solo género y por cierto, nada que ver uno con el otro.

Cuando empecé a ir a zumba, conocí más a fondo otros géneros como la salsa, cumbia y hasta reggaeton, entonces tuve que ser más tolerante y aprendí a escuchar para poder bailarla y ponerme bien sabrosa jajajajaja.

Bueno, ya se habrán dado cuenta que hablando de música soy una papa total, así que mejor les dejo la biografía no-autorizada que escribió MnS sobre mi -click aquí-, y acá está el que yo escribí sobre ella -click aquí también-.

Así es, hoy es Miércoles de adicción en Cinco Minutos de Fama;
pásele, sírvase café y disfrute de mis debrayes (:

Ah, y tengo 22 años, no 23.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Anuncio clasificado

¡Quiero Cinco Minutos de Fama!

Sólo por eso cada Miércoles podrán leerme en el nuevo colectivo, usted pásele con confianza y vea lo que tenemos para ofrecerle día con día. Pura calidá.

Ah, y si alguien ve "vidas" en oferta, ahí me avisa, creo que empiezo a necesitar una...

jueves, 17 de septiembre de 2009

Veinte cosas acerca de mi que nadie quiere saber porque no le interesa, pero que de todas maneras ya escribí

1. Nací un Lunes a las 13:35 hrs., quizás esa sea la razón principal por la cual me cuesta mucho levantarme temprano.

2. Aprendí sola a leer, escribir y a hacer operaciones matemáticas; como soy la mayor de 2 hermanas y mis papás estaban ocupados todo el día, no tuve quién me ayudara.

3. Cuando nació la lil-sis la odiaba y quería que mi mamá la dejara abandonada en un basurero. Cuando creció le decía que la habíamos recogido de la calle.

4. Siempre he sido muy apegada a mi mamá, si se desaparecía de mi vista durante más de diez minutos, empezaba a gritar y a llorar.

5. Una vez atropellaron a un amigo por mi culpa. Iba corriendo detrás de él para golpearlo y se cruzó la calle sin darse cuenta que venía un carro, después de verlo a media calle tirado, quedé satisfecha, y a pesar de que me había hecho enojar mucho, le avisé a su mamá que lo habían atropellado.

6. Tuve mi primera desilusión amorosa en la primaria: me gustaba mucho el niño más inteligente y a él le gustaba la niña más flaca y tonta.

7. Hablando de flacas y tontas, nunca he sido ninguna de las dos cosas -al menos flaca no, tonta seguramente sí-. Es por eso que me trauma mucho mi físico e incluso me he llegado a sentir frustrada por no tener piernas más estéticas, un abdomen plano, los brazos de Madonna y las caderas de Shakira.

8. Toda mi vida he vivido en "la costa" y aún así piensan que soy de Sinaloa o Monterey por el "acento" de mi voz, aunque siempre he creído que quienes piensan/dicen eso, viven en un error.

9. Siempre quise ser criminóloga hasta que vi un cuerpo sin vida. Me impacté tanto que casi me desmayo; aparte la sangre en cantidades regulares -no mucha, regular- hace que se me revuelva el estómago.

10. Mi miedo por la sangre vino después de que me accidenté con una amiga, creo que nunca en mi vida había visto tantísima sangre de una sola persona. En MI persona.

11. Mi adicción por los dulces hace que visite regularmente -más que otras personas- al dentista.

12. No tuve fiesta de XV porque yo no quise y tampoco me arrepiento.

13. Deje de creer en Santa cuando descubrí que mis papás estaban escondiendo unos regalos, casualmente los mismos regalos que amanecieron al otro día debajo del árbol de navidad.

14. Me gusta mi trabajo aunque a veces lo odie y diga que ya me tiene enfadada. Lo mismo me pasa con algunas personas.

15. Soy alérgica a pescados y mariscos :S

16. Odio que me celen pero me gusta celar.

17. Mi mascota predilecta debe ser chiquita y peluda -iba a decir que inmortal, pero entonces no existiría una mascota predilecta-: un hamster por ejemplo, sería buena opción.

18. Soy una persona sumamente desordenada.

19. Soy incrédula para muchas cosas, sobre todo si se trata de sentimientos.

20. Este post lo escribí escuchando a The Cranberries, y no sé por qué pero cada que escucho Just my imagination pienso mucho en alguien...

martes, 15 de septiembre de 2009

De celulares hechizados y mi ilimitada paciencia

A mi trabajo llegan muchas personas de todo tipo, todas van a lo mismo, ya sé que las preguntas de rigor van enfocadas a problemas -técnicos, generalmente- de sus equipos, para lo cual estoy capacitada y especializada para responder: Lo siento señor/a, pero aquí no contamos con el servicio de un técnico, si lo lleva al lugar correcto, con gusto le ayudarán.

Hasta ahí vamos bien, ¿verdad? pero, ¿qué pasa cuando éstas personas se aferran a que una le mueva a sus teléfonos y se los arregle por arte de magia? *que termino por mandarlos a la chingada*, o al menos eso desearía hacer en verdad, la triste realidad es que finjo que le entiendo a su problema y después diagnostico: Su celular necesita... ir con un técnico, porque yo no le entiendo nada. Lo siento, le dije que no podía serle de utilidad.

Ayer por ejemplo llegó una señora, era la segunda vez que venía, sólo que ésta vez trajo refuerzos: la hija, y se llevó a cabo el siguiente diálogo:

Señora: vine hace días a preguntarte por qué no sirve mi teléfono y no me supiste decir...
Yo: así es señora, no supe decirle porque en realidad no sé qué tenga su teléfono, lo que usted necesita es un técnico.
Señora: Y ese en dónde lo veo?
Yo: También le dije en dónde podía encontrar uno, a un lado de blah y enfrente de blah.

En eso hace su entrada triunfal -a la platica- su hija, toma el celular y me dice:

Hija: Mira, tú estás para ayudarnos, y si mi mamá te dice que el teléfono no sirve, es porque el teléfono no sir-ve...

Pero cuánta brillantez. Pff.

Yo: Ajá, pero yo no puedo hacer nada, lo siento.

La hija no pudo sacarme del "no puedo" así que me pidió mi número para marcarme y que entonces me diera cuenta de que en efecto, no servía su celular. Le dí mi número, marcó y mágicamente la llamada entró.

Señora: Aaah sí se pudo. A ver, márcale a tu hermana...

marcó, dio línea pero no le contestaron:

Hija: Ya ves, no sirve...

¿Quééééééé? No porque no le contesten es señal de que no sirve, pero yo la dejé ser.

Señora: márcale a tu otra hermana...

volvió a marcar, volvió a dar línea pero tampoco le contestaron...

Hija: Te digo, no sirve...

Aquí tuve que armarme de paciencia para decirle con mi mejor sonrisa:

- ¿No han pensado que quizás no escuchen el teléfono, lo tengan en silencio o en el peor de los casos, no quieren contestar?

Señora: márcale a tu tía...

Amo que me ignoren, sigan ignorándome y nieguen que no les quieren responder. ¡Ilusas!

La hija obediente volvió a marcar y magia: ahora sí les contestaron. La señora habló al rededor de un minuto con quien supongo era su hermana y colgó.

Yo: Listo, ya está su teléfono en perfecto estado :D

Entonces la señora procedió a darme la siguiente explicación -innecesaria, por supuesto-:

"Es que fíjate que éste teléfono lo traía mi'jo, yo se lo dí porque luego sale de la ciudad y me quedo con el pendiente, pero resulta que se le perdió y casualmente después apareció en la bolsa de su esposa..." bajó la voz y prosiguió: "mi nuera es bruja"

Yo con mi cara de "no-me-importa-pero-siga-hablando" sólo dije: Oh!... y ella siguió:

"...y de seguro le hizo algo al celular para que no pudiéramos llamar, porque de la casa no salen llamadas, sólo aquí, así bien raro... y yo se que ahorita me esta escuchando, pero no me importa, yo lo que quiero es regresarme a mi pueblo"

No, no, no... no tienen idea de lo que me costó no soltar la carcajada en ese instante, sólo la veía incrédula mientras hija asentía con la cabeza cada palabra de su madre. Después tomaron la mejor decisión de su vida: pasar a retirarse. Las vi salir y yo sólo pensé: par de locas.

Lo bueno de todo ésto es que Polvo de Menta ya encontró una solución, y a la proxima me haré rica a sus costillas. Wajajajajáááá.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Fobias patrias

Debo confesar que nunca he sido del todo patriota, éstas fechas para mi no son mas que un pretexto para faltar al trabajo -en mi trabajo se respetan los puentes, ¿en los suyos no? ¡Qué pena!- e ir a tomar todo tipo de bebidas embriagantes a alguna fiesta con el pretexto de que estamos festejando que somos un país libre e independiente.

Pero, ¿de verdad somos un país libre e independiente? Apuesto a que la gran mayoría no piensa en eso, y hoy no será el día que nos pongamos a filosofar sobre el tema; admítanlo, somos bien mexicanos para tomar tequila, decir groserias, alburear y para gritar: ¡Viva México, cabrones! pero no para hacer algo realmente importante por nuestro país. Anyway, ese no es el tema.

El grito es una de las cosas que nunca he disfrutado -del todo- por muchas razones, pero como en todo, siempre debe haber una razón principal y la mía es que me provocan un pánico industrial los fuegos artificiales, que de artificiales no tienen ni madres porque una vez me cayó una chispita casi ceniza de esas en un hombro y me quemó. Son reales, bien reales.

Recuerdo que cuando mis papás me llevaban al grito, siempre decían:

- Ay para que la niña vea los fuegos artificiales...

Pero nunca le preguntaron a la niña si ella DE VERDAD los quería ver, si de verdad quería ir, aparte ellos estaban tan entretenidos mirando al cielo en el momento, que nunca se percataban que la niña se la pasaba, literalmente, debajo de las faldas de su madre hasta que todo el show terminaba.

¿Por qué tanto miedo? no sé, siempre me imaginaba que iba a caer esa lluvia ardiente de colores sobre mí y entonces moriría calcinada. ¿Es normal que una niña de cinco, seis, siete años tenga esos pensamientos? Yo los tenía, todo era culpa de mi excesiva -y extinta- imaginación. Lo juro.

Así fue como crecí, con un miedo, qué digo miedo, pánico hacía todo tipo de eventos en el que se involucrara fuego en cualquiera de sus presentaciones -caso contrario en la lil~sis, que resultó una pirómana de lo peor-.

Crecí y entonces iba al grito con mis amigos. Esta etapa era más divertida, porque de una manera u otra todo era diferente, excepto mi miedo que ahí seguía, sigue y seguirá hasta el fin de los tiempos, amén. A esto se le suma que una no sólo iba a darse sus baños de pueblo, sino que aparte iba a que el pueblo le diera rienda suelta a sus manos. Mis pocos o muchos, bien o mal acomodados atributos y la mano de un extraño nunca se han llevado bien.

Muchas veces me ha tocado que siento una nalgada y/o pellizco y ahora sí que como dijo mi célebre abuela: ...y como en la Conasupo, que entre la bola no se supo. En serio nunca lo hagan, es de lo más nefasto que lo hagan, da mucho de qué hablar sobre su calidad como hombres y sobre todo, como seres pensantes. Cualquier mujer que me esté leyendo me dará la razón en éste punto, de eso estoy segura.

En lo personal, me en-ca-bro-na sentir el manoseo y voltear a ver quién anda de mano larga, y encontrarme con una bola -acuérdense de la Conasupo- de chamacos cínicos riéndose de las pendejadas que hacen, es cuando me gustaría poder agarrarlos a golpes, no lo hago por dos razones:

1. Generalmente van en manadas de no menos de diez cholos.
2. Generalmente van en manadas de no menos de diez cholos.

¡Puntos menos para ustedes, eventos populachos!

Y para finalizar, lo que más miedo me da del famoso grito es que TODO te lo quieren vender como si fuera bendito. No cabe duda que somos mexicanos, a todo le queremos sacar provecho, pero tampoco quieran trabajar un día o dos al año para sobrevivir los otros 363. Eso no está nice.

Por eso fieles lectores -Morinakemi dixit-, prefiero asistir a una agradable fiesta mexicana, con gente que conoces y que si te manosea, pues hay confianza o al menos sabes quién fue y hay hasta quienes piden permiso, pero lo más, más, más importante: no hay fuegos artificiales.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Un cuento que no es cuento pero si es un post corto con un título largo

Y a su vez es una explicación de por qué me he alejado de los suburbios bloggeriles. Les platico:

Desde hace unos tres días aproximadamente, no me he sentido del todo bien en mi trabajo, ¿por qué? se preguntarán muchos, si tu trabajo está bien chido, relax y estás sola sin un jefe que esté todo el día diciéndote lo que tienes qué hacer, blah; entonces yo les respondo: así es, tengo un trabajo por demás tranquilo, con sus días estresantes pero con sus otros muchos días de tirar la reverenda hueva.

Mis razones son muchas, he estado muy inconforme por algunas cosas que ya iba a desembuchar, pero mejor no, no tiene caso porque tendría que dar muchas largas explicaciones y recuerden que prometí un post corto.

Otra de las cosas que he hecho en mi ausencia por estos rumbos es chatear. Me he desvelado en cantidades industriales chateando con cierta persona que me agrada mucho, de las pocas personas no-mamonas de la blogosfera que conozco, es bien chido y pues como me la vivo en el messenger, no tengo tiempo de escribir. ¡Qué obviedad!

No es reclamo, de hecho no me importa dormir sólo cuatro o cinco horas y tener que levantarme para alistarme e irme a trabajar. Empiezo a amar esas platicas noctámbulas, de verdad.

También descubrí una bandita, pero en eso no profundizo porque luego me van a tachar de ñoña, alguna vez dije que soy la única blogger que no escucha música chida y ya empiezo a creerlo.

Y lo más relevante: me enfermé. Así es señoritas -cof, cof!!- y jóvenes, estoy enferma, toda dopada y no puedo pensar bien -eso ya lo comprobaron, ¿cierto?-, así que tengan piedad de mi y deséenme cosas bonitas, y que tenga dulces sueños en el país del Desenfriol D, es lo menos que pueden hacer por mi, porque créanme: está jodidamente del nabo enfermarse en finde.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Hoy, en intercambio de ideas: Iguanito Blog

La noche de mi encuentro con un...Ángel

La versión de él…

Salí de mi trabajo corriendo, no quería quedarme, los pendientes, hasta mañana pues hoy en la noche tengo una cita.

Con las indicaciones que ella me dio fue fácil llegar, además tiene un buen sentido del humor para describir los puntos de referencia, o sea, no había forma de perderme, si me perdía quería decir que era muy güey para leer unas indicaciones bien referenciadas y un mapa. Así que llegué , mis nervios se empezaron a hacerse más notorios, note una dulce voz que de inmediato me lleno de confianza, al verla desde la ventana descubrí la iluminación su rostro, si en verdad es un ángel con un celular: “No, no te equivocaste aquí arriba estoy yo” Solamente la miro, le sonrío y solo alcancé decir “hola” cuando ella ya estaba bajando las escaleras para abrirme, un saludo, un beso en la mejilla y me permite pasar a su departamento.

Me ofrece agua, acepto de inmediato, porque sentía la boca seca y nos vamos a la sala, platicamos de muchas cosas de su vida y parte de la mía, nos llevaron, una , dos horas, y descubrí a una bella mujer y una su vida, en ella pude ver la madurez, la sencillez, su alegría y muchas cosas internas que la hacen única. Conversamos y ella me despertó el deseo de decirle que guapa y preciosa mujer es, en verdad! Me sorprende encontrar una belleza tan sencilla y tan alegre! Continuamos charlando pero ya era de noche, bueno muy noche. La confianza de los dos fue de inmediata, la tomé de su cintura, (me estaba guardando eso desde que la vi) no me contuve, pude haber hecho mal, sabía que tenía que irme y sabía que esta gran mujer podía quererme... Quererme? Así que la tomé de la cintura y casi esperando otra reacción… En mi mente pasó el rechazo vi como podría arruinar esa noche tan mágica pero…Pero ella me correspondió el beso, poco a poco la atraje más hacia mí y ella me dio un abrazo que cómo se los podré describir, lleno de sentimientos, lleno de su ser, lleno de pasión, con nuestros besos nos fuimos entendiendo cada vez mas, sólo nuestras miradas aceptaron lo inevitable, el ambiente se torno pasional, nos encaminamos a su recamara, la bese, la besé no sé cuantas veces, ella me correspondía con sus manos, las caricias, no fue necesario prender la luz, estábamos ocupados en otras cosas, la besé en los labios y segui recorriendo su piel, su mejillas, su cuello , sus senos en ellos me detengo para darle mis mejores besos, para excitarla más y todo lo que conlleva al placer, bajo a su vientre, encuentro sus hermosos muslos, su humedad, toda ella tiene un aroma que me provoca desearla más. Esa noche se torna mágica, veo en la noche su figura y me hipnotiza, hacemos el juego del placer, me gusta observarla, me gusta su cabello, me gustan sus ojos, me gusta su voz, me gusta como besa, me gustan sus gemidos, me gusta como hace el amor. Me gusta como nos hacemos el amor.

No duermo, la contemplo, veo su rostro, tan suave, sus labios callados, su mirada descansando en un bello sueño, veo su silueta, cual bella mujer, en toda la extensión de la palabra es un Ángel durmiendo, acomodado entre mis brazos, junto a mi pecho, solo escucho mi corazón, ojalá no la despierte, se ve tan hermosa, tranquila y durmiendo, estábamos así descubiertos comencé a acariciarla otra vez, volvimos a querernos otra vez, no importa la hora que es, el tenerla en mis brazos fue lo mejor que me pudo haber pasado, quedamos dormidos…Suena el despertador, es hora de levantarse, no, no todavía no, vuelvo a acariciarla, vuelvo a besarla y volvemos a disfrutar antes de bañarnos juntos y antes de irnos a trabajar, eso me va a doler, no quiero que termine, no quiero ir a trabajar, solo quiero verla otra vez, solo quiero soñar otra vez, solo quiero estar con ella otra vez…

Volveré a ver a mi Ángel?

Si, pronto la volveré a ver.

•••
¡Wow! Iguanito, tu post me dejó sin palabras, muero de ganas por leer la versión de ella, de verdad me encantó...

Como se darán cuenta, hoy no habrá revisión ortográfica, así como me pasó el texto copié y pegué, así que no se vale que me pongan a hacer planas (muchas, hartas, en demasía) por él.

Cof, cof... Mi post tampoco juega el día de hoy, estoy bien consiente de que tiene muchas faltas de ortografía pero todo es culpa de la falta de tiempo, las prisas y muchos pretextos tontos más.

martes, 8 de septiembre de 2009

Bonita y cumplidora

Me agradó darme cuenta de que a muchos les interesó el reto e incluso alguien por ahí se apuntó solito sin darse cuenta, lo bueno que no se rajó y sí cumplirá :D

Les confieso que ya me da miedo escribir, me siento observada de alguna manera pero igual no es algo que me preocupe, sólo es cuestión de cuidar un poco más mi ortografía -y redacción, alguien también me dijo que tengo hartos horrores de redacción y puntuación. Gracias Ninja, tú siempre tan lindo y atento-.

Bueno, yo a lo que venía: éste es el post de la evidencia, para que vean que no le saco y que aprendo de mis errores -y miren que tengo que aprender, porque terminé con mi pobre mano adolorida de tanto que escribí, creo que desde la primaria no hacía éste tipo de trabajos. Snif!-

Así que aquí están ante ustedes las planas que TUVE que hacer. Disculparán la letra chueca y horrorosa pero lo hice un poquito apurada y a ratos -ya sé que no es un buen pretexto pero fingiremos que me creen-:


... pero no me DEJARÁN mentir cuando les digo que...



... la palabra que ESTÉ mal escrita...



... CRÍTICAS constructivas únicamente...



... sin embargo SÓLO critican y no hacen nada...


Oh ...
... y , no está equivocado...



... y sí, no ESTÁ equivocado...
... ESTÁ del nabo...


Ahora sí, ya les demostré que soy cumplidora... lo de bonita quedará pendiente ;)

Pd.- Ésta será la única vez que use un post para subir las miles de planas que seguramente tendré que hacer, las demás las podrán verificar a un ladito. Sí, agregaré un nuevo widget que llamaré... mmmm, no, aún no tengo idea de cómo lo bautizaré, así que se aceptan sugerencias.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Sobre la buena ortografía

En el enorme mundo de la red solemos encontrar todo tipo redes sociales, desde el ya no tan famoso metroflog hasta lo que es lo de hoy: blogs.

Hay quienes dicen que cualquiera puede escribir un blog, y si, no esta equivocado: cualquiera que sepa unir letras, formar párrafos y tenga acceso a Internet puede, pero no me dejaran mentir cuando les digo que para mantener una bitácora se necesita de mucho más, como por ejemplo, escribir correctamente.

Algo que siempre he criticado -criticas constructivas únicamente-, es la manera de escribir que han adoptado muchos –adolescentes sobre todo-, que cambian letras o no usan acentos y es porque creen que “así se ve mas cool”… No, no, no. A mí me gusta entrar a un blog y leer sin tener que estar descifrando palabras, sin estar adivinando, de verdad se los digo –sin el afán de ofender-: prefiero no leer, nada mas cierro la ventana y no regreso.

La buena ortografía es una manera de respetar a quienes se toman la molestia de leernos, porque imagínense, todavía de que una escribe puras burradas y que encima de todo lo haga mal, esta del nabo.

Sobre esto se ha venido escribiendo en muchos blogs, lo digo porque lo he leído, sin embargo solo critican y no hacen nada por “ayudar a mejorar”, es por eso que ahora que entré al blog de Alma y me encontré con que está organizando con Kuroshi-kun un reto, así como lo leen: un reto ortográfico, me apunté inmediatamente. El reto consiste en lo siguiente:

Ustedes tendrán la total libertad de señalar mis errores ortográficos -como dijo Alma: el dedazo se señala pero no cuenta- pero, al momento en que ustedes señalen algún error, están aceptando el reto con todo y castigo.

Oh si, dije CASTIGO. El castigo es el siguiente: escribir CIEN veces -a mano, el copy & paste no cuenta- la palabra que este mal escrita, escanearla y subirla. Así es jóvenes, debemos dar una prueba de que cumplimos con nuestro castigo correspondiente.

Si lo vemos por el lado amable, vamos a revivir esa época en la primaria en la que debíamos escribir hojas completas con “no debo…” o con la palabra mal escrita -como en este caso- aparte será divertido :D

Pd.- Palabras inventadas no cuentan, se los digo porque a veces me da por escribir mal, pero juro que es parte del show…

Entonces, ¿quién se anima?



viernes, 4 de septiembre de 2009

Camisetas mojadas

La semana pasada estaba platicandole a Bonbon que sentía y veía cómo la naturaleza se estaba portando decente conmigo: mis nenas se veían mas grandes, no, no se veían, estaban en realidad mas grandes. Las toqué mil veces para cerciorarme de que no fuera un sueño.

Nunca antes me había pasado y al principio me asusté, ya que personas -casualmente del sexo femenino- muy allegadas a mi me comentaban con cierta -muchísima- envidia:

- Uyy, cuando a mi me empezaron a crecer los senos, después me creció la panza y después...

- No estoy embarazada!

- No, yo nada mas te comento lo que a MI me pasó...

Comentarios así me ponían en verdad de muy mal humor, incluso hubo alguno que me dio risa pero no, estaban todos equivocados, no estaba embarazada. A los días, empecé a sentir molestias, cosa que solo significaba una cosa: la llegada de esos días del mal y por supuesto que podría presumirle a la bola de madres solteras que se dedicaron a escupirme veneno -cof, cof!!- que, al menos por este mes, no me uniría a su club de "costura".

Así fue como este mes las hormonas se portaron bastante bien conmigo y no solo recibí esos días sin dolor, sino que aparte tenía bubbys. ¡Mi sueño hecho realidad!

Las blusas se veían diferentes ya que las rellenaba un poquito mas del busto, mis bra no tenían suficiente espacio como para hospedar a las visitas -tristemente temporales- de mis nenas, así que eso fue en parte un pequeño problema, aunque admito que mas que problema, era algo que me "gustaba".

El Lunes salí por la mañana hacia mi trabajo, ese día por alguna extraña razón me puse un bra blanco, pero con estrellas de colores, de verdad tenía muchas estrellas de un tamaño razonable... y de colores. Encima me puse una blusa amarilla - el que de amarillo se viste... ;) -, pero eso no me causaba gran problema, ya que no se traslucía nada -mientras se mantuviera seca-.

A medio día empezó a llover mucho, yo nada mas escuchaba todas las alertas sobre el huracán y admito que si me dio miedo entonces, como trabajo bastante lejos de mi casa, decidí que era tiempo de emprender la graciosa huida. La lil-sis y su novio fueron por mi al trabajo para después pasar a la casa de un amigo.

A pesar de que había llovido muy poco, las calles se empezaban a inundar y en el transcurso de la casa de mi amigo a la mía, el carro se apagó. Se mojó y se apagó, así nada mas, sin previo aviso, sin importarle que estuviera lloviendo, sin importarle que yo llevara una blusa amarilla que al contacto con la lluvia se tornaría translúcida y entonces todos verían las bubbys Mi Alegría cortesía del mes de Septiembre que tenía guardadas muy a fuerzas en mi bra blanco con estrellas (¿les dije que eran estrellas de tamaño razonable y de colores?)...

Estuvimos cerca de dos horas esperando a que el carro se decidiera a arrancar para poder llegar a mi casita a bañarme y ponerme ropa limpia, pero sobre todo seca.

Y así fue como una tarde lluviosa hice por primera vez y sin querer, un show de camisetas mojadas, en la calle, sin estar concursando... y sin alcohol en la sangre; Admito que hay cosas mas bochornosas que la historia, como por ejemplo... ¡fotografías!

...pero como no se las pienso mostrar (las fotografías):


¡Mueranse de envidia por los que pudieron ver!
jajajajajajajaja

jueves, 3 de septiembre de 2009

De cómo decir ADIOS y no morir en el intento

Desde hacia ya muchísimo tiempo tenía en la cabeza la idea de cortar de tajo la relación con mi ex, o sea, que dejáramos la "amistad" que inútil y estúpidamente intentamos llevar.

Muchas veces lo hablamos, muchas veces llegamos a la conclusión de que lo más sano era dejar que el tiempo decidiera por nosotros, pero el tiempo y él son cabrones, unos HDP que nada mas comploteaban en mi contra. Yo muchas veces sufrí por estupideces, por cosas que se suponía ya estaban mas que superadas y sanadas.

Un día me dice él bien decidido que quería dejar de verme, yo acepté porque de la misma manera, necesitaba respirar. Me ostigaba aún siendo mi "amigo" solamente, me celaba (¡reverenda hueva!). Él puso las reglas: cero mensajes, cero saludos por messenger, cero llamadas.

La tregua duró lo que me dura mi sueldo: ¡NADA! al siguiente día ya estaba buscándome con el pretexto de que había olvidado recordarme hacer tales pagos, tales días, en tal lugar. Tengo cinco meses haciendo esos pagos, ¿cómo pudo creer el imbécil que lo olvidaría? Y como la humedad se empezó a meter nuevamente en mi vida.

Otro día que no andaba yo muy de buenas, intentó reclamarme noséquépendejada y salió peor él: - Ya déjame en paz, has tu vida y déjame hacer la mía. Sé feliz y déjame ser feliz- le dije. Esta vez fui yo quien puso las reglas: - no quiero ver mensajes tuyos, mails, llamadas, nada. Aceptó.

Esta vez puedo decir que batió record, estuvo apróximadamente tres días mordiéndose las uñas de los dedos de los pies -sí, mis suposiciones son tan exageradas como acertadas-, y una noche me llama para saber ¿cómo estoy?. Bien, bien aquí durmiendo pero qué importa, tú llámame a la hora que quieras, no importa que sean las tres, cuatro o cinco de la madrugada, total, siempre tengo que estar disponible para mi ex, no?

Valió el distanciamiento, porque bastaba con que él pusiera un pie dentro de mis dominios para que yo le dejara correr libremente. ¿Por qué? porque nunca me consideré lo suficientemente cabrona para mandarlo a chihuahua al baile al son del chasquido de mis dedos.

Así tuvimos un par de despedidas de telenovela barata con sus debidas "reconciliaciones", que para ser sincera mas bien fueron acercamientos de él, acercamientos que jodidamente acepté. Lo último que hice fue escribirle una carta, que en realidad era un mail pero bueno, afortunada o desafortunadamente, jamás llegó a sus manos por muchas razones, unas obvias y otras no tanto.

En el post pasado mencioné cambios, esos cambios incluían el ser mas fría, pensar de verdad con la cabeza y no con el corazón. Aceptar lo que venga y aprender a decir adiós. Ayer pude hacerlo, de la manera mas tajante que pude haber encontrado, bueno en realidad pude haberme esforzado porque fuera algo que de verdad le dejará un amargo sabor de boca. Me agarró en mis cinco minutos y le solté todo lo traía dentro, lo que quiero y lo que YA NO QUIERO para mi, y creo que entendió, o al menos eso entendí cuando me dijo: - odiame todo lo que quieras...

Ahora me siento mal pero ni modo, algún día tenía que saberlo.