miércoles, 20 de enero de 2010

Acerca del amor y algunos clichés

- El amor no existe, el amor no existe, me repetí muchas veces hasta que lo creí, lo malo de esta práctica es que no todos compartían mi teoría, que en realidad era más hipótesis que otra cosa. Whatever.

Cometí -y sigo cometiendo- errores, de esos errores que marcan y afectan directa o indirectamente a terceras personas, pero sobre los cuales siempre he sido directa en demasía. Admítelo.

Por ejemplo, con mi antiguo novio cometí el error de no ser independiente: mi relación con él siempre fue de vernos todos los días, de hacer y deshacer todo juntos, yo dependía de él tanto como él de mí. Ese, definitivamente, fue un error que me prometí no volver a cometer, y creo que hasta ahora lo he cumplido, sin embargo aún no estoy exenta de ello.

Mi madre siempre me decía que una como mujer buscaba a alguien muy similar a su padre -sobre todo cuando creció sin una autoridad paterna, sólo con un par de fotografías viejas y vaguísimos recuerdos-, sin embargo yo siento que en mi caso no aplica tal regla porque, para ser sinceros, no recuerdo que mi padre fuera un ejemplo -o patrón- a seguir, aunque en este punto debo admitir que sí he llegado a seguir patrones con algunos novios, sobre todo después del primero o segundo, no recuerdo bien, todos basándose en ellos mismos. Es algo así como tropezar con la misma piedra, pero no tan literal como en la canción.

Les platico: Mis novios siempre han sido celosos por excelencia, hasta parece que me pongo a hacer casting y siempre elijo al más enfermo, al que más me cela, pero no es que yo lo elija, al menos no de manera directa. Esa es una regla que he decidido omitir por mi propia salud mental y emocional, sin embargo es algo que no puedo evitar, siempre termino con personas igual de dañadas que yo -o incluso más-, y no es algo de lo cual me enorgullezca, puesto que ese es mi patrón, mi guión, mi cliché: los hombres celosos que me arrastran a relaciones que, tarde o temprano, terminan dañándome más. Más es preocupante, quienes me conocen saben que sí es cierto.

Así nos pasa a todos, buscamos exactamente lo mismo que dejamos, por inercia quizás, pero así es y será siempre porque, inconscientemente, es una guía de lo que nos “gusta”, de algo a lo que ya nos acostumbramos. Después de repetir los mismo patrones al menos un par de veces, nuestro corazón ya tiene “callito” en esos roles.

El verdadero problema está cuando los demás nos catalogan, y no es que a mí me pueda preocupar el qué dirán, pero al menos no me gustaría que me tacharan de ideática, loca o, en el peor de los casos, perra; a mi favor sólo puedo decir que siempre trato de manejar las cosas con toda la transparencia posible, puedo querer a alguien pero no tanto como para permanecer ahí y estancarme. Soy un espíritu libre y, como tal, suelo huir cuando siento que mi libertad está en peligro: corro y se lo cuento a quien más confianza le tengo pero, ¿eso me convierte en una mala persona? No, al menos no desde mi punto de vista el cual, por supuesto, está a discusión.

En estas cosas del amor no se trata de victimizarse, no se trata de buscar un culpable, no se trata de lo que uno quiere. No hay tribunales, testigos, un jurado, mucho menos un juez, ni un culpable.

Insisto, todos cometemos errores, y en este cuento sin príncipes ni princesas el error es obvio: fui tu cliché, sin embargo -y por muy contradictorio que se lea- tú no fuiste el mío.

¿Saben? Creo que a estas alturas de mi vida, sufro de una severa discapacidad emocional.

15 comentarios:

El Fhercho dijo...

Y esa es la historia de toda la vida, de muchas vidas... nadie está excento, ¿cierto?

Next ;)

espera... este comentario ya lo habia visto en otro blog, pero no logro localizar cual, en fin. Saludos.

PD: Despues de leer el post, me puse de pie, lavente las manos hacia el señor (de los cielos) y exclame: Amen, buen post.
PD2: Con lo unico que no estoy tan tan de acuerdo es con la discapacidad emocional, yo creo que nadie puede ser discapacitado emocional, es mas, podria apostarlo. apostamos?

Athenea dijo...

Bueno, no te conozco, a decir verdad, es la primera vez que llego a tu blog, pero me gusta la forma en la que escribes y platicas tu historia, y fijate que no se a que se devera, pero asi sucede. Tienes un novio posesivo, y el siguiente es igual, y el siguiente, y el siguiente.. (Que noviera, ja) Porque sera? en fin.. buena entrada. Saludos y un abrazo.

Athenea dijo...

Por cierto, te sigo... =)

MIN... dijo...

Señorita Morfina... me alegra que al fin te hayas dado cuenta del patrón que siguen tus noviazgos, al menos ahora tendrás un punto donde partir la proxima vez que encuentres un prospecto.

Alguna vez fui codependiente emocional de mi ahora ex esposo y creo que por algo las cosas se acabaron. Ahora es todo lo contrario y eso también me causa problemas pues lamentablemente los hombres fueron educados (no todos) para ser los que protegen y cuidan, cosa que los lleva a ser posesivos más que celosos con sus parejas.
Alguna vez una amiga me dijo que las mujeres exitosas e independientes siempre están solteras porque los hombres le tienen miedo a las mujeres que no dependen de ellos. Yo trato de no creer que esto se aplique por regla general, sin embargo, la experiencia sólo me ha demostrado que es verdad.

Recibe un besote...

Los Hijos de Susana_Bagan dijo...

todo esta en la autodependencia creo yo.... es algo así como ser el centro del universo...no sólo creernos mucho...es estar seguras de que somos mucho....y bueno...a partir de esto las cosas se acomodan a nuestro gusto...alguna vez le dije a mis amigas...a veces no se lo que quiero...pero si se lo que NO quiero....

saludos!! ((todas pasamos por esas etapas...son padres...disfruta tu amaragura, aprovechala para reirte de ellos y sus complejos de superioridad jjajaja))

Rodo dijo...

Es muy fácil, verás, a lo largo de tu vida estás con personas que tienen los mismos defectos que tú o bien, que son un espejo de tus puntos débiles.

Lo bonito del asunto es que cada vez que eliges andar con una persona nueva, esa persona ya no posee (parece magia) eso que no te gusta de ti.

Eso quiere decir que la vida es un camino donde cada hombre con el que andas está más cerca de ser tu "pareja cósmica".

Estar con tu pareja cósmica no es otra cosa que andar con alguien que es al mismo tiempo el triunfo de tu "yo" interno; ese "yo" que ha logrado un equilibrio.

Vibrar a la misma frecuencia = amor verdadero.

Nobody Dotcom dijo...

¿te enamoras del amor o de querer amar?

sweet dijo...

llegue a tu blog de forma casual, pero la verdad me parecio llamtiVo lo que escribiste y me senti un tanto identificada con la frase "discapacidad emociona", creo que aquella frase lo dice todo

lex dijo...

no te preocupes no eres el unico ser que no cree en el amor y la unica que fracasa en el amor hay varios como tu claro no soy yo parte de esos jeje saludos

Mantovanni dijo...

haymuchiiiiiiiiiiiiiisima gente asi ultimamente, discapacitada, pero no creo que tu seas asi morfi, un discapacitado emocional no escribiria como tu :D beeeeeeeeeeeeeesos cuidate mmmmuack

Jaime Rivera dijo...

Por angas o por mangas uno termina atrayendo lo que uno genera sin darse cuenta. Creo que la discapacidad emocional en realidad es una falta de definición sobre el tipo de hombre que quieres en tu vida. Quizás cuando tengas bien claro lo que quieres deje de llegar lo que no quieres.

Alfonso dijo...

hijole, yo siempre me encuentro a la chica mas celosa, dependiente, obsesiva, que puedo encontraruien, y si, creo que las mujeres buscan a alguien parecido a su padre, entonces los hombres buscamos a alguien parecido a nuestra madre?
Si te sirve de consuelo, yo siempre he pensado que fundí el fusible del amor y que ya no soy capaz de querer a alguien mmmm eso de las relaciones interpersonales es complicado.

Saludos

Javier dijo...

pues sí pasan cosas como estas en la vida de las personas... hasta ahora yo no me enamoro y no sé qué pasará cuando suceda :S

Pesadilla dijo...

No te preocupes, no eres tú, es esta maldita educación que nos dan... la discapacidad emocional viene desde pequeños

ANYELYT.. dijo...

No te preocupes es un mal que a todos nos ataca pero el tiempo nos ayuda a recuperarnos.
SALUDOS niña.