lunes, 15 de marzo de 2010

Érase una vez

Él y yo éramos inseparables, siempre iba conmigo a donde yo quisiera, nunca se quejó a pesar de que muchas veces no lo traté bien, me enojaba y él sufría las consecuencias: le gritaba e incluso llegué a golpearlo porque sencillamente no me gustó lo que mis oídos escuchaban.

Siempre me declaré dependiente de él, pero nunca noté lo importante que era para mí porque nuestra relación era tan estrecha que jamás existió una lejanía de más de unas horas. En verdad era lindo, era tan... táctil.

Podía pasar todo el día tocándolo, y cada vez que posaba mis uñas sobre él sentía que vibraba de una manera tan graciosa y sutil que sólo yo podía sentirlo.

Por desgracia ayer me dijo adiós y hoy siento que el aire me falta, en verdad una parte muy importante de mí se fue con él, algunas cosas tan irrecuperables que me dan ganas de tirarme al piso a llorar; todo el día pensé en la mejor manera de recuperarlo pero, cuando puse en marcha mi plan, me di cuenta de que todo era inútil. Intenté llamar pero una grabación me decía: El número que usted marcó no está disponible o se encuentra fuera del área de servicio, por favor, inténtelo más tarde.

Ahora odio con todo mi corazoncito al imbécil que se quedó con mi celular y que, cuando amablemente le dije: ¡devuélvemelo, infeliz!, sólo me respondió: lo siento pero yo no lo tengo.

Jamás había perdido un celular, incluso siempre he criticado a las personas que lo han hecho porque pienso: ¿cómo carajos puede perder el celular? Hoy descubrí cómo, y de verdad es tan cruel y desesperante. Snif.

12 comentarios:

Xenomorph dijo...

Que lástima por lo de tu celular, a mi me lo robaron el año pasado... curioso como nos vamos haciendo dependientes de dispositivos electrónicos.
Saludos =)

Koko dijo...

Ah yo quiero saber que se siente, nunca en mis 17 años de vida he tenido un celular, no lo necesito digo yo, ya comprate uno cabron me dicen los demas.

El Xhabyra dijo...

modelo?

por que dependiendo del modelito va el dolor al corazoncito y al bolsillito

hatoros dijo...

SI CABALGÓ AL ABANDONO ALLÁ EL
NO LO QUIERAS Y QUE SE JODA
ABARAZOS

Alfonso dijo...

Yo nunca he perdido un teléfono, en el pasado estuve muy apegado a él (a un grado que rayaba en lo enfermizo), pero ahora ya casi no lo uso.

Espero que puedas recuperarlo, o al menos el número.

Saludos

lex dijo...

IMGINABA ALGO ASI JAJA POR K A MI ME PASO PERO CON MI POD JAJA SALUDOS

Mr. Zeus dijo...

Independientemente del modelo considero que lo más valioso siempre es el contenido. Además es incómodo el tener que buscar a los miembros de tu agenda, recuperar el número y la información. Éxito

Mr. Zeus dijo...

Independientemente del modelo considero que lo más valioso siempre es el contenido. Además es incómodo el tener que buscar a los miembros de tu agenda, recuperar el número y la información. Éxito

Diana dijo...

Se siente horrible pensar que ya no volveras a ver a tu celular, a tu confidente, yo experimente el dolor de no saber donde estaba, pero lo encontré.

Pues ni modo,
a buscar otro celular.

Saludos.

Ely dijo...

Porque estan fallando los comentarios tengo que escribirlo dos veces ya van como 4 veces hoy que es lo mismo. Bueno te decia en el otro que si ya les avisaste a tus contactos no sea que les llamen haciendoles alguna broma, digo si te respondio eso que otra cosa se puede esperar de esa persona(ratero)
saludos!

la jesz dijo...

Me ha pasado solo una vez y se siente una impotencia tremenda. Me acuerdo que marcaba y marcaba con la esperanza de que alguien me contestara pero no, solo sonaba y sonaba y no me quedó mas remedio que hablar para que deperdis bloquearan el chip.

Amorphis dijo...

Afortunadamente eso no me ha pasado, pero comparto tu pena. Ni modo, siempre habrá un nuevo celular, lastima que actualmente los números telefónicos ya no los apuntamos en agendas de papel.

Saludos