miércoles, 27 de abril de 2011

¿A dónde se fueron mis derechos de autor?

Argh, me choca la gente que juega a escribir, pero que en realidad nada más toma textos de aquí, textos de allá y se arma los propios. No se vale ):

Bastantes dolores de cabeza me cuestan las letras que escribo, como para que llegue otra persona, copie, pegue y se sienta genial. No, no se vale.

Poquito antes de que empezara a escribir aquí, escribía en otro blog que tuve que cerrar porque me encontré con que una fulanita me robaba todas las entradas, así tal cual, sin la más mínima pena, tomaba mis textos y los hacía suyos. ¿Qué si cómo me di cuenta? Fácil, una amiga leía su blog y un día echando el chisme me pasó el link, en donde leí atónita todas y cada una de las entradas de mi antigüo blog, lo bizarro de todo, es que la fulana tenía una pésima ortografía, y eso me daba más tristeza, leer sus entradas primero con una ortografía "decente", y después cambiando S por Z, Q por K y así sucesivamente. Es en realidad bastante triste, e insisto: ¡No se vale, carajo!

Ahora, estaba feliz porque descubrí (sí, sí, apenas) que blogger nos ofrece la opción de "estadísticas", entré y viendo cómo es que llegan al blog, había dos links que me llevaron a Google (link), si entran, se darán cuenta que lo que buscan es una frase de la descripción de mi perfil "De humor ácido, clicheados gustos y desesperantes manías.", y los "únicos" links que arroja la busqueda son, en efecto, de mi blog... pero más abajo, sale un link a un perfil/noséquécarajos de una chava que copió mi perfil, no tan descaradamente como la primer troll que les conté, pero sí me hizo sentir mal, ¿pór qué? porque cuando coloqué mi perfil, tardé HORAS en escribir esos 721 caractéres, pero que a final de cuentas son míos, porque salieron de mi cabeza, porque así soy yo, porque se supone que soy única y sólo por eso no puedo concebir que alguien nada más llegue, lea, se enamore (de mí), copie, pegue y agregue uno que otro garabato mal escrito para hacer su perfil, cosa que lejos de halagarme, me ofende.

Y bueno, Gabriela Valdez, muchas gracias por tomarme en cuenta para crear tu perfil, sólo tú sabes de qué otras redes sociales lo "completaste", porque si me copiaste a mí que no soy tan genial (aunque queda claro que sí más que tú), seguro a alguien más también le robaste sus letras para "crearte".

Y si no quieren abrir links, les presento a alguien que es casí como yo, pero "castaña y con curvas":




Mi perfil (casí idéntico), lo pueden leer a su derecha.

Si creen que exagero, lo siento, pero si se ponen en mi lugar, seguro me entenderán.

Y como ya me desahogué, me voy a denunciar este perfil. Me niego rotundamente a vivir con la idea de que alguien más pueda ser "la utopía de cualquier ser pensante".

lunes, 25 de abril de 2011

Crónicas de un fin de semana largo y sin Dios

Este fin de semana me sentí como en Manayaycuna, el pueblo en donde, según Madeinusa (la película, goeeeeey), siguen la tradición de los pasados días santos de manera bastante peculiar, les explico: Todo comienza el Viernes Santo a la hora que crucifican a Jesús, o sea, a las tres de la tarde, y termina cuando recusita, que según cuentan las malas lenguas, es el Domingo a las seis de la mañana. Durante estos días (u horas, como lo quieran ver), nada se considera pecado ya que se supone que Dios ha muerto y por lo tanto no puede ver que pasa. Roban, violan, mienten, asesinan y absolutamente nada es pecado. La diferencia aquí es que yo no robé, asesiné, mentí ni violé. Todo fue consensual, lo juro.

La película en sí es mucho más de lo que les conté, pero en esencia es eso; además sólo quise utilizarla de ejemplo porque quería leerme como que veo muchas películas adhoc con festividades católicas. En fin, yo venía a platicarles lo que me ha pasado estos días.

Viernes
La mami, como ya les había dicho, se puso en su plan de "es un día de guardar, no quiero que salgas", y a pesar de que no soy muy obediente que digamos, quise quedarme en mi casita, vi unas películas con Ed, empiernada y pecando con el puro pensamiento. Cuando se ocultó el sol, se me olvidó la obediencia y la flojera, y nos escapamos de mi casa a comprar algunas cosas que nos faltaban para el viaje expres que haríamos al día siguiente.

Sábado
Para empezar, les platico que por una u otra razón, optamos por dejar la idea del campamento y decidimos irnos a la casa de una amiga que está en un pueblo ubicado a un par de horas de la ciudad, así que Ed llegó muy temprano por mí, digo muy temprano porque para mí despertarme a las 7:30 de la mañana en finde es un grandísimo sacrificio, casi, casi como madrugar para ir a la escuela o el trabajo, la diferencia es que esta vez era para ir a tirarme a la buena vida y, a decir verdad, no me costó tanto como si fuera a la uni.

Salimos de mi casa, pasamos por otras dos amigas, terminamos de trazar el itinerario y terminamos saliendo de la ciudá cerca de las once del día. Eso era bastante malo, porque se suponía que a esa hora ya debíamos estar tirados en la playa, asoleando nuestras carnes y pensando en la inmortalidad del cangrejo. Pero en lugar de eso, íbamos por la carretera contando vacas y peleandonos por la música que nos acompañaría durante dos horas.

Llegamos a la playa con otros amigos, comimos callitos en aguachile (delis, delis), bebimos, casí me ahogo, me tiré en la arena, seguí bebiendo, seguí comiento y otra vez el mar intentó asesinarme con sus olas gigantes, me pegó una revolcada y salí como pude casi llorando porque nunca llegó a rescatarme el salvavidas guapote, súper bronceado, con súper biceps y cuadros en los cuadros del abdomen que seguramente se encontraba en algún lugar de la playa pero que nunca vi...

Domingo
Muy temprano salimos de la casa de mi amiga rumbo a un rancho que tienen unos tíos a unos minutos del pueblo, ya habíamos ido antes y en lo personal me encanta ir porque los tíos de mi amiga son un amor de personas, siempre súper atentos con nosotros, y lo mejor de todo es que nos alimentan. La tía de mi amiga hace unas tortillas de harina deliciosas, y miren que lo dice una persona que no come tortillas de harina por casi nada del mundo. Y como ya me quiero casar, que me pongo de metiche a ver cómo las hacen, hice la prueba con dos, y después le pedí el anillo de compromiso a Ed. Mínimo tortillas ya aprendí a hacer.

Después fui testigo de un asesinato: vi como mataron un pobre chivo para hacerlo birria. Ed me decía que no viera, pero mi morbo era por mucho mayor a sus advertencias, así que ahí estaba pegada al chivo viendo cómo se desangraba, después cómo le quitaban la piel, cómo lo destazaban y así. Creo que después de eso, no volveré a comer birria NUNCA en mi vida. En verdad me dio mucha lástima, pero ni modo; Ed me dice que allá así viven, y que no es como nosotros que nos encariñamos con los animalitos, porque a final de cuentas, nadie vive de amor, y ellos, o comen o aman a sus chivos, vacas, pollos y demás. Triste pero cierto.

Más tarde salimos rumbo a una huerta, a la que también ya había ido y a la que también me encanta ir. Hay árboles de todas las frutas que se puedan imaginar, aunque ahorita no es temporada de nada, sólo de naranjas así que no trajimos nada... sólo naranjas, y me enamoré de unas plantas de café que vi. En serio que allá todo es fábuloso, hasta los bichos.

Después de habernos perdido en la huerta que parece más laberinto que otra cosa, nos regresamos a mi caluroso pueblo. Llegué cansadísima, súper bronceada, con un dolor de espalda terrible por las olas y sus revolcadas, con los pies cansadísimos de tanto caminar pero feliz.

Como extra, puedo decirles que el sueño de mi mamá se hizo realidad: fui a misa.

No fue por voluntad propia, fue porque una chica le pidió a Ed que fuera su padrino de Confirmación y pues tuvimos que ir, y mientras veía de lejos a Ed junto a su nueva ahijada sexy de 18 años, yo me sentía como Los Simpson cuando van a misa y tienen sus debrayes mentales, me lloraron a más no poder los ojos por el humo que echa el sacerdote, y al final salí diciendole a Ed que quiero ser catequista. Y no, no es broma, yo quiero ser catequista aunque él diga que es ilógico que quiera hacer algo que siempre he criticado. Como sea, quizá despues se me olvidé, supongo que sólo lo digo por la emoción de haber ido a una iglesia después de muchos años de no hacerlo.

Pd. En realidad, nunca contamos vacas. Maldigo que la idea me haya llegado a la cabeza apenas, suena demasiado divertido.

Pd2. Estos días comí tanto, que creo que ahora sí va en serio lo del gym.

Pd3. Sigo queriendo ser catequista, pero seguro el Sábado que me levante a medio día con resaca se me pasa.

Pd4. ¿Alguien notó que ya tengo rostro? O al menos perfil. Yep, he puesto una fotografía mía de mí en mi perfil de blogger. Ahora, admiren mi cabello.

Fue todo fábuloso, de eso no hay duda.
No hubo topples, pero sí mucha diversión.

sábado, 16 de abril de 2011

Abril y sus cumpleaños

Que es algo así como Diciembre y sus posadas, pero en lugar de posadas son cumpleaños. Cumpleaños que con gusto festejo y que, seguramente, me dejarán peor de pobretona de lo que ya ando.

Empecé Abril con el cumpleaños de mi mejor amigo, aquel del cual les platiqué hace algún tiempo en este blog. Cumplió sus dulces 25 y yo... desgraciadamente no pude estar con él. ¿Recuerdan mi cachete con complejo de globo? Ok, ese fue un motivo lo suficientemente razonable como para no salir de mi casa, ni por causas de fuerza mayor. Aún así, él sabe que lo quiero mucho, muy a mi manera pero lo quiero.

El próximo cumpleaños es el de la que todos quisieran como suegra, pero que ya les ganaron Ed y el galán de la lil~sis, o sea, mi mamá que tanto amo, adoro y admiro. Precisamente mañana en mi casa se ponen sobre la mesa los manteles más largos y blancos que hay para celebrar que mi mami cumple... cof, cof... otro año de vida. Ya cancelé todos mis planes de finde para estar con ella, aunque conociéndola a final de cuentas se va a terminar largando con alguna amiga a comer, porque aunque usted no lo crea, mi querida madre es "muy de'sas". Mañana se sabrá.

El que sigue es el de la (ella jura) princesa de la casa, mi pequeña y un poquito querida lil~sis. De ella ni me preocupo, porque la muy cabrona de seguro ya tiene planeado lo que hará con su día de cumpleaños y como ya me dijo que no estoy incluida, pues que se joda, al fin que ni ganas tenía de andar de antro y menos entre semana. Es más, ni pastel le vamos a comprar. He dicho. Mejor le compramos pastel a la mami de Ed, que también cumple años el mismo día que la demonia con la que comparto techo. Gracias pequeña hermana, por ser tan infeliz conmigo y ahorrarme tu regalo.

Y por último, y para cerrar con broche de oro el mes, el 29 es el cumple de Ed, cumple sus dulces e imperceptibles, y odiados por mí, 27 (lo odio porque juran que somos de la misma edad y yo soy 3 años más pequeñuela que él, snif). Con él igual no planeo nada porque es como la Chimoltrufia, que así como dice una cosa, dice otra, y pues para evitar problemas de que "tú me dijiste, prometiste, etcétera", pues mejor esperamos a que llegue el día y ya decidiremos qué hacer. Aparte, como es el cumpleañero, él decide. Ni modo. Lo que ya le tengo muy preparado es su regalo, que no les diré que es porque es "sorpresa" y si les platico, seguro lo lee y ya no será sorpresa. ¿Les dije que es mi fan #1 y que, en parte, por él volví a las andadas del blog? Ash, lo amo tanto al infeliz.

En fin, faltan más cumpleaños pero no los menciono porque no son importantes para mí, porque en realidad pasan sin pena ni gloria, ya saben, son de esos cumpleaños de los cuales me entero gracias a Facebook, pero que a veces ni siquiera poner por cortesía una felicitación en el muro me provoca. Gente equis en mi vida, pues. Si supieran ustedes cómo me corroen las ganas de poner nombres, pero bueno, me las aguanto porque soy buena gente.

Y es todo, me largo porque ahorita voy a una fiesta de cumpleaños. No, no es la de mi mamá y no la mencioné no porque sea de la gente indeseable, es porque el cumpleaños es de la hija de una compañera de trabajo de Ed, y en realidad voy porque ya me prometió pastel, gelatina y bolsita, no porque tenga ganas de estar viendo y escuchando chamacos ajenos y latosos.

Suerte, paciencia y serenidad para mí.
Hasta pronto (:


Update. Son las 22:47 y venimos llegando. Ed se plantó a ver el box con mi mamá (daaah) y yo me vine a contarles que soy feliz, porque comí pastel, gelatina y me dieron dos bolsitas. Ah, y también para confirmar que nunca quiero tener hijos, sobrinos y nada que se les parezca. Argh.

jueves, 14 de abril de 2011

Y que nadie se atreva a decir que no quiero mi blog

Cinco horas.
Llevo cinco horas tratando de cambiar el diseño del blog y nada más no puedo, nada me sale. Mi imaginación se ha ido ): y eso me pone muy triste porque quería retomar esta onda de bloggear ahorita que tengo tiempo, pero con algo nuevo. Y bueno, he ahí (arribita) lo único que pude hacer. Además todo aumenta su grado de dificultad con el messenger y Facebook abierto, lo cual nos hace concluir que de las cinco horas que he estado desquehacerada, le he dedicado unas dos a la onda del blog, pero bueno, la intención ahí está, medio pixeleada, pero está. Seguramente después se me ocurrirá algo mejor. Seguro.

Ahora, pasando a otro tema: ya se acercan las vacaciones. ¡Yay!
Ya sé que sería muy desvergonzado de mi parte pedir vacaciones, ya que últimamente gozo de MUCHO tiempo libre, pero lo que en realidad me alegra es que, con las vacaciones, ya podré estar más tiempo con Ed (porque él no tiene tiempo "libre" de momento), el plan es irnos de camping (puaj!) y así "todo nice". Odio acampar, y más en la playa, es de las experiencias más arenosamente molestas por la que he tenido que pasar, pero qué le vamos a hacer, sólo serán un par de días y después todo volverá a la normalidad: baño, agua caliente, comida decente y cama acolchonadita. La buena vida, pues.

Siguiendo con lo malo de las vacaciones que vienen es que últimamente mi madre se toma muy en serio esas ondas de la iglesia, la pascua y blah, y seguramente nos querrá tener a puro pescado, iugh. Pero como Dios es un señor muy buena onda y conoce a la perfección mis alergias, seguro que me va a perdonar por los tacos de carne asada que me voy a comer. Total, quién le manda a hacerme toda defectuosa.

Uy, y como pluss les digo que, aunque todavía no llega la semana santa, ya tengo planeados todos los pecados que cometeré esos días. No lo tomen a mal, pero sólo les puedo platicar el atracón de tacos que me daré.

En fin, fuera del campamento planeado y de los "manjares" que seguramente preparará mi mamá esos días, yo sigo emocionada por la llegada de las vacaciones. Total, a nadie le cae mal un baño de sol.

Y ahora sí: en sus marcas, listos... ¡topples! :D

jueves, 7 de abril de 2011

Huele a luna de miel

Quiero felicitar expresa y tardíamente a mi roomie de blog y sobre todo amiga L. por la nueva etapa que empieza a vivir al lado del amor de sus presentes días, y esperemos toda su vida; y aunque sé que no debería ser del todo "así", fue una boda súper especial para mí, porque aunque la infeliz no me haya dejado ser dama, compartí su felicidad, y todo el protocolo lo sentí tan mío.

Ha dejado de ser una perfecta soltera, pero sé que va a seguir siendo esa perfecta mujer que siempre nos ha demostrado ser (en toda la extensión de la palabra), una mujer que sabrá caminar al lado de ese hombre que se ve a simple vista que la ama, y sé que ambos sabrán qué rumbo tomar en esta nueva aventura de vida.

Amiga, muchas felicidades y sobre todo muchas gracias por habernos permitido vivir contigo desde la noticia, la espera y los preparativos hasta los nervios de el gran día, porque aunque no lo creas, a mí también me estresaba que no me llegara la invitación y yo ya tuviera mi vestido del color del verano, jajajajajaja (chiste muy, muy local). Ya en serio, la verdad sí le sufrí, ya soñaba tu boda (literal); además, sufría todavía más cada que comía porque quien se encontrara a mi lado me decía: "ese vestido no te va a quedar" que, a pesar de haberme largado a comer a un buffete horas antes de la boda, sí me quedó. Aplausos para mí.

En fin, sé que ya fuiste, disfrutaste y regresaste de tu luna de miel, pero esto lo escribí por ti y para ti, además quería presumir que te casaste tipo bien, goeeeey... y, por supuesto, decir/informar/mitotear que yo "caché" el ramo ante el desencajado rostro de Ed, ja!

Ahora sí, lo que viene señora de D.

martes, 5 de abril de 2011

Advertencia: Post escrito bajo los efectos de fuertes antibióticos

Quizás se estén preguntando, “¿Qué hace esta mujer a las 2:28 de la madrugada empezando a escribir para un blog que dejó abandonado todo este tiempo?”. Bueno, tal vez ustedes no se lo pregunten pero yo sí, y es que así de la nada, así nomás me entró el amor por mi blog y de eso no se me puede culpar.

Resulta (sí, sí, vengo a lloriquearles) que estoy enfermita y ahora no puedo dormir porque tengo que tomarme un medicamento a las 3 de las madrugancias y luego me da una flojera ENORME levantarme sólo a tomarme una pastilla, así que prefiero desvelarme y como no veo mucha cosa interesante en Facebook, vine a darme una vueltecita por acá para ver cómo andan las cosas, y de paso para que me chiqueen virtualmente aunque sea un poquito. Digo, yo sé que ustedes son muy buenos, y que no importa el tiempo que los abandone, me seguirán queriendo. O al menos eso espero.

Mientras se llega la hora, les platico que mi enfermedad consiste en una molesta y antiestética inflamación en mi cachetito derecho (o cachetote, mejor dicho) con la que amanecí el Sábado y me costó una visita con mi amigo el señor dentista, quien me dijo que todo se debe a una estúpida infección en una muela estúpidamente adquirida (debo acentuar que él no usó malas palabras, pero estoy casi segura que fue porque a él no le dolía nada, ni se veía jodidamente feo). Si eso les resulta triste a ustedes, imagínense cómo me siento yo, y cómo se sintió Ed cuando le cambié los planes del finde: de irnos a una “paradisíaca” playita, a estar mimándome todo el fin, si buena y sana soy un fastidio total, enferma soy muchísimo peor. Es por eso que hago del conocimiento de todos que Ed es un amor con una paciencia realmente admirable y hasta envidiable, exceptuando el momento en el que me puso mil apodos debido a mi deformación facial, eso definitivamente no está padre. Puntos menos para él.

Pues bien, cambiamos unas sabrosas chelas por muchos antibióticos, la playita por unas películas (Amé El Topo, amé a Jodorowsky) y para cerrar con broche de oro, cambiamos unos sabrosos camarones en aguachile (ñam, ñam) por unos tamales, porque aunque ande toda inflamada y casi no pueda comer por las molestias, me da hambre y mucha y pues que se me antojó hartarme de tamales: uno de carne, uno de piña y un vaso de de-li-cio-so champurrado. Fue la cena más romántica de toda mi vida. Ok, en realidad no, pero no estuvo tan mal, al menos hasta el momento en el que me tocó lavar los platos sucios. Snif.

Y ya que agarramos la platica y hablando de todo un poco, les platico que Ed y yo hemos hecho algunos cambios en nuestras vidas, más yo que él, pero supongo que todo será para bien, o al menos así lo estoy visualizando. Quiero otra escuela, quiero otra carrera y quiero otro trabajo, es más, si ya no trabajara sería súper genial pero como esta crisis está demasiado perra, de momento no me puedo dar ese lujo. Lástima, tenía tantos planes para mis horas libres.

En fin, sólo me queda decirles que no se preocupen por mí, estoy muy bien, mi vida en general está en orden, está todo en perfecto estado y realmente sería mucho descaro de mi parte pedir más. Algunas veces pienso que me saqué la lotería con Ed, y cuando no lo pienso, es porque en definitiva lo confirmo. Me gusta estar con él y que él esté conmigo, que me cuide, me chiquee y me abrace, aunque me ponga apodos bien ñeros y predecibles, así lo quiero completito.

Y bueno, como ya me entró el espíritu del amour, me largo a tomarme mi pastilla para no causarles envidias ni celos, además espero amanecer muchísimo mejor; y aunque ya me advirtió el dentista que la inflamación empezará a ceder hasta el tercer o cuarto día, con que ya no me duela me conformo, total, puedo aprender a vivir con mi deformidad, al cabo ya pensé en hacer negocio con mi mala suerte: le dije a Ed que el próximo carnaval pondré un remolque con animalitos raros en frascos sucios con líquido apestoso y en donde, además, la estrella principal seré yo: ¡Pasen, pasen a ver a la niña más deforme del mundo!

Hasta pronto.