lunes, 9 de mayo de 2011

Flores con maceta

El día de ayer fui con Ed a un "centro comercial", y me sorprendí mucho de ver unos stands con ramos de rosas súper baratos, me imagino que con motivo del próximo día de las mamis. Arreglitos de seis rosas naturales y bien rojas en menos de cincuenta pesos, y entonces pensé: ¡qué idiotez!

Y es que no se ofendan, pero las flores no son un regalo padre, mucho menos original. En lo personal, odio que me regalen flores (la cartera de Ed lo agradece mucho), y odio regalar flores. Estas ondas me nacieron a raíz de una mala experiencia; resulta que hace muchos años, cuando yo era bien chiquita y bien bonita, íbamos cada Domingo a visitar a mis abuelos paternos, a mi abuela siempre le llevaba un ramito de flores, cada Domingo ella tenía sus flores y yo mis privilegios por ser tan barbera, pero un día llegué feliz con mis flores para la abuela, y nos reciben con la noticia de que ella acababa de fallecer; fue muy difícil y muy feo para mí porque sin querer, mis flores fueron las primeras que recibió a su muerte. Desde entonces las flores cambiaron su significado, y a decir verdad, siento que huelen a muerte, es por eso que no me gusta ni que me den flores, ni dar flores. Además de su fúnebre aroma, y de que cuestan más de lo que duran, tengo la idea de que las flores que se dan en días no-festivos, no significan otra cosa que no sea "la cagué, pero quiero ponerte feliz antes de que te enteres para que te sea más fácil perdonarme". Bueno, eso último se leyó muy exagerado, pero básicamente es por eso que pienso que las flores no son (ni serán) nunca un buen regalo.

Ahora que ya estamos a nada del día de las madres, y siendo víctima de los constantes bombardeos de los spots televisivos, caí en cuenta que los regalos que le damos a nuestra mamá siempre son artículos para el hogar, que si los sartenes, el microhondas, vajillas, (la escoba y el trapeador, jajajaja) etcétera. Eso tampoco está padre, es como decirle: órale, ahí'sta para que tengas la casa al cien, ¿dónde quedó la imaginación y consideración? Yo prefiero regalarle algo que sea realmente para ella, por ejemplo, a mi mamá le encantan los perfumes, las bolsas, los zapatos, la ropa, como a cualquier mujer; el hecho de ser mamá no quiere decir que al parir le dejaron de gustar esas cosas y que ahora le gusta coleccionar platos, vasos y cucharas. Así que pónganse las pilas y a pensarle tantito para regalarle algo útil para ella, no para el hogar.

¿Qué tiene que ver todo esto con el título del post? En realidad nada, sí quería hablar de flores y del significado tan padre que puede llegar a tener al recibirlas a lo rústico, con todo y maceta, pero como que me emocioné con esto y creo que lo encausé bastante mal.

Por cierto, ya estoy mucho mejor, gracias a los que preguntaron y se preocuparon por mis riñones y por mí, el doctor nos diagnosticó una infección que ya se controló (bastante rápido, por cierto) con un coctél de pastillas que sería un banquete para cualquier farmacodependiente, pero no para mí, que me ponen toda loca, sensible y me roban el sueño, eso sin mencionar que me hacen vomitar, iugh. En fin, el punto es que ya está todo bien, me dio muchas recomendaciones que he seguido al pie de la letra porque seré muy desobediente, pero soy todavía más maricona pa' esto de las enfermedades.

miércoles, 4 de mayo de 2011

De dolores y drásticos cambios

Creo que algo en mi organismo me está pasando factura por todos los desajustes que he hecho últimamente con mi cuerpecito. Desde el Lunes tengo dolor abdominal, y pensé: "Ha de ser por harta y pasarmela tragando cosas que no debo. Seguro mañana se me pasa", y sí, el dolor se me pasó... pero a la espalda.

TODO el día de ayer me estuvo doliendo mucho, pero por floja y porque tenía cosas "más importantes" que hacer, no fui con el doctor. Hoy, en cambio, pienso que no hay cosa más importante que ir a consultar, porque de plano no soporto el dolor, no sé a qué se deba, sólo sé que duele y muchísimo, así obscenamente; la mami dice que es por no tomar tanta agua como debería de ser (¡bah!) y yo mejor ni digo nada, porque seguro que sí es por eso, alguna infección en los riñones debo traer. Te odio, Coca~Cola.

Pasando a otros asuntos, hace semanas se me metió la idea de darme de baja de la uni, ¿por qué? pues básicamente sería porque mi economía se está viendo mucho muy afectada, y no quiero llegar a un punto en el que de plano no pueda pagar y entonces quedarme sin licenciatura y sin dinero. Yo sé que no es fácil, que a ningún estudiante le rinde el dinero como quisiera (de hecho a nadie, je), y que al final hay una recompensa que nos desmostrará que habrá valido la pena pasar por todo lo que pasamos. Pues no, yo no soy de esa idea. Quien lo dice es porque realmente resulta demasiado fácil hablar, pero en lo personal me resultó bastante difícil pagarme una de las licenciaturas más caras, en una universidad particular, y eso que me ayudaban Ed y la mami, sola yo creo que ni por la cabeza me pasa estudiar ahí. En mi rancho resulta sumamente caro estudiar Diseño Gráfico, deberían tener la licenciatura en la Autónoma como en otros estados.

Pues bueno, les platicaba de mi idea de darme de baja y al final puedo decir que no me arrepiento, a veces extraño el entorno, extraño hasta la maestra de Diseño que me hacía la vida imposible y ya con eso les digo todo. Lo único que me hace sentir "mejor", es que en realidad yo nunca quise estudiar Diseño Gráfico como tal, lo mío, lo mío son los interiores, pero como era una licenciatura de baja demanda en el estado, la dieron de baja en las tres universidades en donde la impartían. Aún así, ambas carreras van tomadas de la mano, y al final llegué a "encariñarme" con todo lo que viví y aprendí. Porque no tiré mi dinero a la basura (como muchos dicen), invertí y me siento satisfecha con lo obtenido.

Por cierto, ya tengo ficha para hacer el examen de admisión en otra escuela, dicen que es un poquitín difícil entrar y yo lo entiendo, digo, ¿quién no quisiera pertenecer a la burocracia al terminar la carrera?, y eso sólo lo ofrece (casi, casi garantizado) una sola escuela (bueno, dos): B.E.N.U. y E.N.S.E.

De diseñadora a maestra, ¿quién lo pensaría?