lunes, 7 de noviembre de 2011

Compro valor sentimental

Hola, hermosa blogósfera. Hola, hermosos bloggers. ¡Hola mundo!

Este post es para que sepan que soy la peor persona del mundo, al menos la peor persona para cuidar cosas prestadas.

Primero, perdí unas zapatillas de mi cuñada que le regaló una amiga. Cuando me las mandó con Ed, advirtió: "que las cuide como a su vida". Ahora, ya saben que mi vida la olvido en la escuela. Afortunadamente, después de dos días de estrés total, las recuperé.

Ahora, perdí la memoria de un compañero la cual, por cierto, no era de él. La memoria tenía fotos de la persona que se la prestó que, según me dijo hoy que le medio confesé la pérdida, eran fotos de la graduación de la esposa del tipo que le prestó la memoria. Como se podrán imaginar, estoy en un ENORME problema, y si no consigo regresar el tiempo, seré mujer muerta. Muertísima.

La moraleja de esto, para mí, es que NO ME VUELVO A OFRECER PARA HACER FAVORES.

Las zapatillas no eran para mí.
De la memoria iba a sacar unas fotos que el loser se mi salón no podía hacer.

Dicho esto, me largo a seguir buscando la memoria, esperando que no esté en la panza de mi chiwi comelona.

Maldición, maldición, maldición.