viernes, 19 de septiembre de 2014

La noche de Odile

Eran aproximadamente las 11:30 de la noche del domingo 14 de septiembre cuando cortaron la energía eléctrica y se empezó a sentir con más fuerza la presencia de Odile, quien estaba a unas horas de entrar como los grandes: categoría III (pero hay quienes aseguran era IV aún), vientos sostenidos de hasta 200km/hr y un fugaz pero lamentable historial de su paso por Cabo San Lucas, B. C. S. Casi una hora después, Odile descargaba su furia contra mi bello Puerto de Ilusión, la capital del Estado, destrozando todo lo que había a su paso: postes de luz, espectaculares, bardas, árboles, puertas y ventanas, casas enteras.

Desde la habitación en la que estábamos resguardados mi mamá, Ed y yo escuchábamos el rugir del viento y todo lo que arrastraba a su paso. Veíamos la hora una y otra vez, y entre cada vistazo no pasaban ni cinco minutos que para nosotros era una eternidad. Deseábamos, como toda la comunidad paceña, que todo acabara.

No tenía señal en mi celular, y cuando alguna notificación se colaba, actualizaba rápidamente para ver qué nuevas noticias había y siempre eras las mismas y desalentadoras noticias: se esperaba que Odile terminara con sus destrozos hasta aproximadamente las 7 de la mañana.

Quienes no han pasado por algo así, necesitarían vivirlo para saber lo tormentoso que es, la incertidumbre con que se vive (si es que a eso se le llama vivir), esperando ver salir volando puertas y ventanas y perderlo todo en unos minutos. No hubo momento de calma, fueron siete horas de terror continuas, siete horas interminables sin poder dormir, sin tener paz en La Paz.

¿Y luego? Cuando todo estuvo calmo de nuevo y por fin pudimos salir, fue devastador. Afortunadamente mi casa no tuvo daños, no faltaba una sola ventana o una puerta, pero no todos podíamos decir lo mismo. Odile dejó a cientos de familia sin hogar y sin esperanzas.

Salir de la cuadra de mi casa fue impactante: casas sin techos, sin puertas, sin ventanas, sin portones, sin bardas. Espectaculares en el piso, estructuras pesadísimas hechas escombro, postes de luz y teléfono sobre casas y autos, y centenares de árboles tapando calles enteras.

Y si bien a nosotros nos fue mal, de Cabo San Lucas no quedó nada, uno de los puertos turísticos más importantes del país quedó devastado totalmente, sé por amigos que viven allá y con los que difícilmente nos comunicamos, que el asunto está crítico, nada de lo que han visto en noticias se compara con la realidad y una película de Hollywood le queda corta a lo que viven allá.

Nosotros estuvimos cuatro días sin luz, hace unas horas la reconectaron al igual que el servicio de internet que desde ayer estuvo intermitente, las líneas telefónicas ya están restablecidas al 100% en La Paz, aún no tenemos agua en algunas colonias pero eso es lo de menos, siendo que en Los Cabos no tienen ni qué comer.

Por eso, queridos lectores, les pido ayuda para mi gente, para la gente tan cálida de mi Estado que hoy más que nunca necesita de esa solidaridad que nos caracteriza a los mexicanos, que no vemos quién nos necesita, sino cómo ayudar. Les dejo una lista que encontré de la ubicación de algunos centros de acopio en algunas ciudades de la República, ojalá puedan ayudar con lo básico, con poco o mucho; piensen en los niños, en las personas más vulnerables y sepan que TODO Baja California Sur se los agradecerá.





6 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Esta vez no ayudamos, nos pasó casi sin darnos cuenta.

Ojalá se recuperen pronto, cuídate mientras tanto.

un abrazo Miss Morfi

Barneypx dijo...

Yo estuve dos noches sin luz en diferentes semanas .. tuve que tirar lo que habia en mi refri ambas veces. y no ubo cable en dos semanas. Pero aun asi ya paso :O

Barneypx dijo...

Por cierto soy tan de verdad como lo puede ser Christian Ricardo Santibañez Garcia Saludos

Barneypx dijo...

Aam tu quizas sepas que es Soriana, tambien sepas que es servicios publicos, tambien la avenida forjadores. yo trabajo en negocio de supermercado con el letrero verde enfrente de superpollo. mi nombre alla te lo dije. Ya casi se termina mi etapa de trabajo en esta ciudad (alrededor de 1 año y medio) para volver a mi estado en Sonora. Nos vemos quizas tu si sientas la curiosidad uno de estos dias de saber quien era con quien mensajeabas como compas hace muchos años. aquel escritor de el-iguannero.blogspot.com Saludos Morfina R

Barneypx dijo...

seguro que yo me quede en "el chaparro"

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

No se si habitualmente apareces por aquí. Veo que no, se extenúa el tiempo esperando que llenes sus arcones de las palabras que ayer le regalaste. Es un amante exigente esto de la creatividad. Por mi parte me fui a plataformas mas difusas pero entre Whisky y Zopiclona recuerdo las embriagantes letras de la Señorita Morfina, añorando el extasiante embrujo de las cautivadoras y embriagantes letras de la mas cautivadora de las drogas...

Pase a saludar. Estoy donde ahora estoy, escribiendo notas superfluas y recordando la catarsis que ya no vuelve